Por Macarena Salvat
14 junio, 2016

«¡Qué alta eres!». Sí, gracias, ya lo sabía.

Toda mi vida he tenido que lidiar con ser más alta que el resto. Con tener que agacharme para no chocar con las cosas. Con tener que luchar para encontrar mi talla indicada de ropa, o hasta el número adecuado de zapatos, para que no me queden ajustados o muy pequeños. No es fácil ser una chica alta, pero creo que la realidad no es tan grave, sobre todo porque siempre te destacas, lo quieras o no, e igual tiene sus ventajas.

1. Siempre me cuesta trabajo encontrar los jeans de mi talla

alta2


2. Y las camisetas con manga siempre me quedan cortas

#tallgirlproblems #model

A photo posted by Aurora Cotten-McKean (@auroracottenmckean) on


3. Que mi cabeza quede debajo de la ducha es un desafío

alta3


4. Y luzco como una gigante cuando estoy en medio de la multitud

alta4


5. Si quiero tener novio, no puede ser más bajo que yo


6. Cuando quiero viajar en transporte público no puedo estirar las piernas

alta5


7. Y me siento un poco bastante aprisionada

alta6


8. Darme un baño de tina es un sueño

alta7


9. Siempre luzco demasiado alta al lado de quien sea

alta1


10. Y mejor olvidarse de las clásicas selfies en el espejo

alta8


11. O de las fotos con mis amigas

alta9


12. Abrazar a alguien pequeño significa darle un contacto directo con tu pecho

alta10


13. O tener que agacharte demasiado para abrazarlos

alta11


14. Así de alta luzco cuando uso tacones

alta12


15. No puedo pedirle a alguien que me cargue. Casi todos se niegan

alta13


16. Sí, pasa a menudo

alta14


17.  ¿Un vestido? Más bien parece una camiseta

alta15

Pero da igual, pues ser alta me da un punto de vista diferente y mejor de las cosas.

¿No crees?

Puede interesarte