Por Andrea Araya Moya
31 marzo, 2016

A veces los odias, pero nada superará el amor que sientes por ellos.

 

Tener curvas, para muchas, es el ideal de un cuerpo perfecto. Sinceramente, amo mis curvas, pero a veces hay cosas que me provocan cierta incomodidad, como mis muslos. Desde pequeña he tenido que lidiar con tener muslos grandes y que, además, sean notorios. Los pantalones casi no quedan bien y, para qué hablar de las mini faldas o shorts que lucen como si estuviesen torturando mis piernas.

Sin embargo, por mucho que me incomode tener muslos grandes, creo que son increíbles y no los cambiaría por nada. Aunque me pasen estas cosas.

 

1. Te han dicho que tus muslos son demasiado grandes


2. Claro, como si no pudieses notarlo


3. Cuando corres o caminas muy rápido siempre te pican las piernas por el roce


4. Has roto muchos pantalones en la entrepierna porque tus muslos rozan entre sí


5. Usar shorts puede ser una tortura


6. Los enteritos definitivamente no son lo tuyo


7. O los leggins demasiado ajustados. De hecho, te quedan sueltos en la cintura


8. Ya casi ni usas minifaldas porque te quedan demasiado cortas


9. Mientras más grandes son tus muslos, más te costará cruzar las piernas para sentarte cómodamente


10. Los pantalones nunca te quedan perfectos. O quedan sueltos en la cintura o apretados en las piernas


11. Hay personas que adoran usar tus muslos como almohada


12. A veces miras los muslos de hombres y, si son más delgados que los tuyos, simplemente corres a esconderte


13. Aunque tu cuerpo luzca espectacular en bikini, te sientes como un reloj de arena o te cuesta encontrar el traje de baño indicado


14. Ya sabes que, dondequiera que vayas y hagas lo que hagas, tus piernas siempre destacarán y llamarán la atención


15. Te han dicho que te envidian por tener esos muslos tan gruesos


16. Estás acostumbrada a que se te vea ese «rollito» en las piernas cuando te arrodillas


17. Cuando te sientas tus muslos te hacen ver más alta de lo que eres, pues literalmente sirven como plataforma sobre la silla


18. A pesar de que a veces te traiga problemas, amas a tus muslos por sobre todo, porque es parte de ti

Puede interesarte