Por Francesca Cassinelli
21 septiembre, 2016

Escuchar un “oh-oh” de un niño nunca puede ser bueno, especialmente después de un largo y sospechoso silencio.

Los niños pequeños -y los grandes también- son una fuente inagotable de divertidas anécdotas e interesantes perspectivas del mundo. A veces tienen respuesta para todo, y otras hacen maldades tan desastrosas que uno simplemente tiene que retarlos a pesar de que en el interior está riéndose incontrolablemente. Suelen decir lo que piensan “sin filtro” y por eso siempre habrá alguna historia que contar luego de pasar un rato con un pequeño.

A continuación puedes revisar 22 historias de adultos -la mayoría papás, aunque también hay hermanos y profesores- que debieron mantener una cara seria enojada para disciplinar a un menor. Pero en el interior, estaban muriendo de risa.

¡Revísalas!

1.

“Cuando mi hijo mayor estaba en quinto grado, sus notas comenzaron a declinar un poco. Estaba bien con sus C, porque no estaba reprobando. Le pregunté: “si tuvieras que contratar a alguien, y uno de ellos obtuviera solo Cs y el otro solo As, ¿a quién contratarías?”.

A él no se le escapa nada. Me mira directo a los ojos y dice: “Contrataría al que tiene las Cs, porque el otro podría encontrar trabajo en cualquier parte”. Tuve que caminar lejos para que no me viera riéndomoe”.

gambler328


2.

“Mi hija trató de pasar detrás mío cuando su madre estaba en el trabajo y trató de sacar maquillaje de su gabinete sobre el baño. La pillé justo cuando estaba abriéndolo y le pregunté: “¿Qué estás haciendo?”.

Se dio la vuelta, sorprendida en un inicio, luego sonrió y alzó sus brazos hacia mi. “Estoy de pie aquí para que puedas… ¿abrazarme?”.

Aww, maldita sea. Tuve que abrazarla después de eso”.

JosephSheltomSM


3.

“Mis chicas maldicen apropiadamente.

Lo que quiero decir es que solo usan garabatos en una situación en que yo también lo haría. Por ejemplo, hoy mi hija de dos años estaba llevando un plato con su comida al lavaplatos como parte de la limpieza, y se le cayó. Cuando su pan a medio comer y sus zanahorias tocaron el suelo, ella susurró: Ah, mierda.

dedorian


4.

“Mi novia trabaja en una guardería. Un niño pequeño estaba pintando con los dedos. Cuando se detuvo miró sus manos y dijo: ¿Ahora cómo mierda me quito esto?“.

reammachine


5.

“Mi esposa estaba preparando todo para visitar a sus padres por el fin de semana. Cuando llegó la hora de cargar el auto, le pidió a mi hijo que llevara su pequeño bolso (está hecho para que lo lleven los niños) mientras ella ponía el resto de las cosas. Él caminó a otra pieza, tomó un juguete con la mano derecha, uno con la izquierda y dijo: Lo siento, mis manos están llenas”. 

TheNormalJanitor


6.

“Mi hijo de nueve años estaba jugando Animal Crossing en su Nintendo DS y susurró: ¿Cuándo van a dejar de pisar mis jodidas flores?. Yo pensé que fue muy chistoso. Mi hijo de 14 quedó impresionado”.

beaker90


7.

“Mi hija hizo esto una vez (tiene dos años). Estaba comiendo yogurt y tenía problemas con la cuchara en su boca, así que la sostuvo en frente de su cara y dijo maldita cuchara. 

También, una vez estaba comiendo y llamó a mi esposo, que estaba arriba. Cuando él  no contestó ella dijo “maldito papá”. Nos reímos donde ella no podía oír”.

utgringa


8.

“Mis hijos me dijeron que mi hija había dibujado en sus murallas. Entré a la habitación y había un montón de cajas, cada una con un miembro de la familia y lo que ella más amaba de ellos”.

biggins9227


9.

“Yo estaba de mal humor y poniéndome impaciente con mi hija. Le dije: No me gusta tu actitud. Ella me miró fijo a los ojos y me dijo: Bueno, a mi no me gusta tu actitudTenía un buen punto”.

bananaplantskeptic


10.

“Cuando estaba en tercer grado mi profesora de inglés era bastante mala, como el resto de mi escuela en ese tiempo (soy alemán). Escribió algo en la pizarra en alemán pero se equivocó en alguna letra y yo, en tercer grado, dije Bueno, señorita, parece que el alemán no es uno de sus fuertes. 

Mis padres tuvieron que ir a una charla privada con la profesora y me retaron por mi respuesta, pero apenas salimos de la escuela me dijeron que tampoco les gustaba la profesora y que había tratado de no reírse durante la entrevista”.

Dorfbewohner


11.

“Un día de viaje con mi familia, nos encontramos con una mamá zorrillo atropellada por un auto y sus tres huérfanos alrededor. Muy triste, pero ¿qué podíamos hacer? Esa noche, mis dos hijas adolescentes esperaron a que me durmiera, tomaron una caja de cartón y una toalla, tomaron “prestada” mi camioneta y fueron a recoger a los bebés zorrillos. Los escondieron para que yo no los encontrara, eran muy amistosos y no olían mucho. No había organizaciones de rescate animal cerca y los bebés estaban comiendo sólidos así que los liberamos al día siguiente. Tuve que actuar enojado. Pero, Dios, yo mismo no me atrevería a tomar esos zorrillos sin guantes”.

nothingdecent


12.

“Cuando mi hijo estaba en primer año había dos chicos de tercero que trataban de molestarlo. Tomaron su sombrero y lo botaron a un charco. Los golpeó y lesionó a ambos, por lo que lo suspendieron de la escuela.

Tuve que castigarlo, pero estaba muy orgulloso de él”.

Biff_Tannen82


13.

“Mi hijo de tres años estaba junto a un pastel de cumpleaños como el resto de los niños en una fiesta. Todos trataban de sacar un poco de dulce con sus dedos, pero la mamá que ponía las velas los detenía.

Mi hijo golpeó accidentalmente la torta con su plato, cubriendo el borde con dulce. Sin emocionarse, giró lentamente el plato hasta que el pastel se alineó con su boca y lo comió tranquilamente. Luego lo hizo una y otra vez sin que nadie más lo notara. Yo estaba muy impresionado”.

mayoyoma


14.

“Unos años atrás vi a mi -ahora- hijastro sacando con dificultad algo de su bolsillo. Le dije: ¿Por qué pusiste plasticina en tu bolsillo, cariño? Él tenía 10 años, era autista, pero muy inteligente.

Me miró como si yo fuera la criatura más estúpida del planeta y dijo: Porque cabía”. 

one-smitten-kitten


15.

“Mi hijo de nueve años decidió probar el truco de los Mentos y la Coca Cola Diet. En el living, con el ventilador prendido. Yo estaba en la cocina y lo hizo sin que yo lo notara hasta que le escuché decir “oh-oh”. Por un lado quería entregarlo a un orfanato, por el otro quería reírme a carcajadas”.

weird_in_chicago 


16.

“No estaba realmente enojado, pero fingí estar en desacuerdo aunque mi hijo tenía razón. Mi hijo de tres años me hizo saber que él sabía que la razón por la que tomamos el “camino largo a casa” era porque papi tenía que parar en la tienda de licores que tiene una ventana (para comprar desde el auto) porque no lo puede dejar en el auto. Estaba impresionado de que pusiera tanta atención. Y un poco avergonzado”.

3030tank


17.

“Mi segunda Navidad con mi hijastra, de 11 años. Ella se había portado muy mal toda la temporada, al punto de que otras personas se daban cuenta.

Tres o cuatro días antes de Navidad la escuché hablar con su primo. “Por qué estás siendo tan mala con Gunner?”, le preguntó. Ella respondió: “Si pretendes estar enojado con ellos, pensarán que hicieron algo malo y se sentirán culpables, así que te regalarán más cosas en Navidad”.

Algunas personas pensarán que esto es horriblemente manipulador, pero debe ser notado: mi familia se dedica a vender autos usados. Esa forma de pensar no solo es aceptada, sino que potenciada”.

Tgunner192


18.

“Mi hija fue detenida por conducir bajo la influencia del alcohol. Estaba describiendo su encuentro con el policía. Porque era el Día de San Patricio y ella es pelirroja, acusó al policía de discriminación.

Tuve que reírme y luego volver a enojarme”.

more_vodka


19.

“Mi hijo se tiró un pedo en su mamá, mi ex esposa, a propósito. Le dije que no era una conducta aceptable, pero me hizo reír a carcajadas después”.

39thversion


20.

“La primera vez que mis hijos dos hijos conocieron a mi ahora esposo, tenían seis y siete años. Pasamos la tarde en un palacio inflable para saltar. Allí besé a mi novio para despedirme y llevé a mis hijos a la casa de su padre. Desde el asiento trasero, mi dulce chico de seis años dice: ¿Puedo hacer una pregunta? y  yo respondí: Por supuesto que puedes. 

Después de unos momentos de silencio escuché una dulce voz preguntando: ¿POR QUÉ BESASTE A ESE CABRÓN?”. 

Usó la palabra en el contexto correcto así que estaba riéndome por dentro, pero tuve que castigarlo”.

tiffmarie23


21.

“Esto pasó con mi hermanita y mis papás. +

Estábamos viendo una película una noche cuando uno de los personajes gritó: “véte a la mierda!”. Mi hermanita, que tenía dos años, no sabía lo que significaba así que decidió usarlo como una respuesta para todo.

¿Mamá dice que es hora de cenar? VÉTE A LA MIERDA!

¿Hora de acostarse? VÉTE A LA MIERDA!

¿Un amigo o conocido le hace una pregunta? VÉTE A LA MIERDA!

Nos tomó un tiempo hacer que dejara de decirlo, pero fue muy gracioso”.

IndieMrToasty


22.

“Mis hijos comieron una rueda completa de queso. Ni siquiera estaba enojada, estaba impresionada”.

ihateregistering6

Y tú, ¿tienes alguna historia que compartir?

Puede interesarte