Por Valentinne Rudolphy
23 abril, 2015

Incluye estos alimentos a tu dieta más seguido, y podrás observar los cambios.

En la vida de una mujer, existe una búsqueda muy larga (casi infinita) por tener el cabello en perfectas condiciones.

Será muy difícil controlar el daño que puede hacer en tu pelo los factores climáticos, pero siempre hay trucos, además de productos, que te ayudarán. En este caso, consumir ciertos alimentos, te darán las vitaminas necesarias para que crezca fuerte y saludable, y pueda combatir mejor los daños de la contaminación, el sol u otros problemas.

De todos modos, es importante que recuerdes tener una dieta balanceada, que posea de todos los nutrientes que son necesarios para mantener tu sistema en óptimas condiciones.

1. Frutos secos

En especial las nueces y almendras, tienen lo que necesitas. Son deliciosos y fáciles de reemplazar si no los estás incluyendo en tu dieta diaria. Por ejemplo, cuando tengas hambre y sea hora de un snack, puedes consumir un poco de estos. Tienen muchas más propiedades energizantes y buenas para tu cuerpo que una barra de cereal. Los deberías estar consumiendo sí o sí, en resumidas cuentas. Otra manera de acostumbrarte, es poner un poco cuando vayan tus amigos a pasar un buen rato a casa. Agrégalos en situaciones diversas, además de tu desayuno.

Las nueces, por ejemplo, tienen altos niveles de Omega 3, que le dará más brillo a tu cabello y vitamina E, que protege del daño.

pelo Fuente: We Heart It.

2. Hojas verdes

Al igual que lo anterior, siempre deberías consumir vegetales con hojas verdes. Lechuga, col, espinaca, entre otros, son los que mejor hacen a tu salud y puedes comer hasta hartarte sin culpas. Son muy ricas en nutrientes, como en biotin y vitamina B, que mantendrá tanto tu cabello saludable, como tu piel y uñas. ¡No debes dejarlas de lado!


3. Salmón

Este también es una gran fuente de Omega 3, que será más efectivo que el mejor tratamiento de cabello que hayas visto en comerciales. Es esencial para tu salud, porque también posee vitamina D, la que afecta en todo tu organismo y te da más fuerza. Tienes que incluirlo más seguido en tus almuerzos y comidas. ¡Definitivamente!

Puede interesarte