Por Candela Duato
27 enero, 2015

1. Amamos a nuestros hijos

Los amamos profundamente. Pensamos en ellos todo el tiempo. Queremos lo mejor para ellos. Los amamos de la misma forma que una madre que trabaja en casa. Se ve diferente, claro. No estamos ahí para pasarlos a buscar en la parada de bus y hay días en que eso nos mata. Entonces enviamos ese mensaje o los abrazamos más fuerte de noche. Sabemos que la vida es complicada pero que el amor no tiene por qué serlo.

large-7


2. Necesitamos a otras madres

El viernes llegué cinco minutos atrasada para ir a buscar a mis hijos al colegio. Una madre estaba esperando con ellos y otra me llamó para ofrecerse a llevarlos. Cinco minutos, gente. Cuando era pequeña, dejamos a mi hermano en un centro comercial y no nos dimos cuenta por una hora.

Siento que me cuidan y me siento querida porque otras madres me ayudan. Siempre estoy retrasada. Necesitamos que las madres nos incluyan. Necesitamos a las madres que nos mantienen al día. Necesitamos tu ayuda y apreciamos tu bondad. Necesitamos que los profesores nos perdonen cuando nuestros hijos llegan tarde.

mamasequedaencasa5


3. Nuestro No, no pretende despreciar tu Sí

Tenemos que decir que no. TENEMOS que decirlo. No podemos llevarle la canasta a la profesora o servir el almuerzo. Le decimos que no a las fiestas del colegio y a veces a las fiestas después del colegio. A veces nuestros hijos no pueden ir a tantos lugares porque simplemente no podemos conseguir alguien que los lleve. No podemos hacer galletas y nuestros hijos no estarán disfrazados con el mejor de los vestuarios. A veces nos olvidamos de la excursión y nuestros hijos le quitan la comida a los tuyos. Nuestro No, no pretende desprestigiar tu Sí. Tu Sí es importante.

Visto en Scary Mommy.

Puede interesarte