Por Teresa Donoso
3 julio, 2015

¿Sigues creyendo que sólo las rutinas largas funcionan?

Muchas veces buscamos formas de trabajar nuestros abdominales, juntamos la motivación necesaria pero luego de algunos días volvemos a desmotivarnos. En general las rutinas que podemos encontrar son tediosas, complicadas, requieren un equipo especial o simplemente son completamente imposibles de hacer si un entrenador a tu lado que te esté monitoreando a cada segundo. Si eres de esas personas más independientes que quieren hacer las cosas por sí mismas pero que aún así agradecerían una rutina que no acabara con su motivación en la primera sesión, entonces esto es para ti.

Movimientos sencillos pero claves que no sólo te ayudarán a tener más fuerza en estos importantes músculos, sino que también mejorarán tu postura de forma increíble. Recuerda siempre consultar a tu doctor antes de comenzar un nuevo programa, alimentarte escuchando a tu cuerpo y dormir las horas suficientes.

1. Twisters


Este ejercicio, que no sólo tiene un nombre divertido sino que también añade algo diferente a tu rutina, busca trabajar los abdominales desde otra posición, usando específicamente los oblicuos. No es necesario usar un peso extra al comienzo, por lo que sólo concéntrate en tener tus manos en tu pecho.

Número de repeticiones: cuando vuelvas al mismo lado desde el cual empezaste contarás una repetición. Comienza con 8 a 10 (siempre tomando en cuenta tu propio límite) y repite por 3 series tomando descansos entremedio.


2. Rodillas a codos


Este abdominal es excelente por una variedad de razones: te ayuda a practicar coordinación, debido a que el movimiento tiene que ser rápido y preciso y también te da la posibilidad de estirarte y contraerte varias veces, algo que no siempre logramos hacer, especialmente porque pasamos sentados tantas horas. Aquí trabajarás la parte central de los abdominales.

Número de repeticiones: comienza con 6 a 8 siempre y cuando tu espalda te lo permita y repite por 3 series tomando descansos entremedio.


3. Sit up


Para este ejercicio comenzaremos recostados sobre el mat de yoga y la meta será llegar a sentarnos. Nos incorporarnos a la velocidad que nos sea más cómoda hasta lograr tocar nuestros tobillos o las partes laterales de nuestras piernas. Mientras más cerca estén los pies de tus glúteos, más difícil será el ejercicio.

Número de repeticiones: aquí también comienza con 8 a 10 repeticiones, realizando 2 a 3 series y tomando los descansos necesarios entre series.

Puede interesarte