Por Emilia García
27 Febrero, 2015

Decidir si es que quieres salir o no es, probablemente, uno de los debates más comunes de esta generación. Trabajamos como locos en nuestros cubículos toda la semana, por lo que cuando se trata del tiempo libre realmente no sabemos qué hacer.

¿Celebramos nuestra libertad con otra noche llena de malas decisiones o nos quedamos y dormimos unas buenas horas (algo que nos hace mucha falta)? A medida que (¡Sorpresa!) creces, el deseo de salir comienza a declinar más rápido que la temperatura en invierno. Nuestras prioridades han cambiado y pasar otra noche más bebiendo porque sí parece menos interesante que nunca.

Entonces ¿Cómo puedes darte cuenta que oficialmente ya no te importa salir? Aquí verás si efectivamente es así: 

large-4

1. Cualquiera de esas cosas que deberías tener miedo de perderte… bueno la verdad es que las evitas.

2. Tu cama es definitivamente mejor que cualquier bar o club.

3. Odias a quienes vienen a visitarte desde otra ciudad (porque eso significa tener que sacarlos de fiesta)

4. Has desarrollado una extraña conexión con tu departamento.

5. Te das cuenta que no tiene nada que ver el lugar al que vayas sino las personas con las que sales lo que hace que la noche sea divertida.

large-10

6. Finalmente has aprendido a amarte lo suficiente como para que pasar una noche solo/a sea demasiado terrible.

7. Tener un presupuesto ya no es un concepto desconocido para ti.

8. No hay ninguna noche, por genial que sea, que le gane a una noche viendo Netflix.

9. Ya no hay nada que valga la pena estar con resaca.

10. Prefieres que tus calorías no sean vacías y que vengan de comida de verdad.

large-7

11. Nunca habrá que hacer fila para ir al baño de tu propio departamento.

12. Tu hígado cree que eres un idiota.

13. Además no tienes ganas de ducharte…

14. O depilarte…

15. O lavarte el cabello…

hy

16. O ponerte maquillaje…

17. Cada vez se vuelve más difícil reírte y olvidar esas tardes vergonzosas.

18. Aun estás esperando “ver cómo te sientes” después de la cena.

19. Ya tienes suficientes fotos de Instagram de anoche como para cubrir toda la semana.

20. Porque comer sin recordar nada después no es tan divertido como era antes.

large-9

21. La verdad es que tienes cosas que necesitas hacer mañana.

22. No tienes ganas de que hombres ebrios, en los que claramente no tienes ningún interés, te coqueteen.

23. La música está demasiado fuerte, lo que es otro signo de que estás creciendo.

24. Estás harto de escuchar la misma canción en diferentes remixes una y otra vez.

25. Preferirías no tener que comprar tragos y gastar tu dinero en snacks… o sábanas nuevas por ejemplo.

Captura-de-pantalla-2015-02-25-a-las-15.42.36

26. Si otra chica ebria vuelve a tirar su trago sobre ti mientras camina hacia el baño vas a tener que golpear a alguien.

27. Tener que soportar que un chico te agarre el trasero te hace desear que hubieses traído tu gas pimienta contigo.

28. Tu maquillaje es demasiado valioso como para gastarlo en otra noche de la que luego te arrepentirás.

29. No tienes que preocuparte de donde dejaste tu chaqueta/cartera/zapato izquierdo/dignidad.

30. Te das cuenta que mientras menos alcohol bebas, mejores decisiones tomas..

large-2

31. Evitas enviar vergonzosos mensajes de texto, o peor aún, de voz, cuando estás ebria.

32. No despiertas con un dolor de cabeza HORRIBLE, vomitando por horas, gastando tu precioso día quedándote en cama, preguntándote porque decidiste salir otra vez… 

33. Te das cuenta lo mucho que podrías avanzar en tu trabajo si haces un poco durante el fin de semana.

34. Tu sistema inmune está perfecto.

35. Tus prioridades han cambiado de ‘destruirte’ a ser saludable.

Visto en Elite Daily & Imágenes de We Heart It