No tienes por qué explicar las cosas que haces.

1. Tener el peso que tú quieres

Si eres delgada o robusta es tu decisión. Tú sabes cómo cuidar tu cuerpo y todas las cosas que tienes que hacer para que se mantenga saludable. No tienes por qué explicarle a la gente por qué razón tienes esa contextura. Eso es asunto tuyo, deja de justificarte por eso y comienza a preocuparte de cómo tú te sientas, no por lo que piensa el resto.

justi3Fuente: We Heart It

2. No querer tener hijos

No debería causarte temor en decir que decidiste no ser madre, no importa si no lo serás nunca, o si quieres esperar. Ser madre es una labor que requiere de mucha responsabilidad, y si no estás preparada para serlo, entonces no le expliques al resto por qué no quieres ser madre aún. Las razones sólo las necesitas tú.

justi1Fuente: We Heart It

3. Querer dedicarse a la crianza, en lugar de ser una mujer trabajadora

Tener un trabajo y ser exitoso puede que sea el sueño de muchos. Sin embargo, tú prefieres quedarte en casa cuidando y criando a tus hijos, porque crees que tiene mucho más valor que tener una rutina de trabajo y aspirar sólo al éxito. Si piensas así, no creas que está mal. Muchas mujeres han decidido optar por la crianza de sus hijos, pues privilegian a la familia. Todos tenemos diferentes opciones de vida, no justifiques ni expliques la tuya.

justi4Fuente: We Heart It

4. Decidir en qué gastas tu dinero

Si estás trabajando y tienes un buen sueldo, tienes todo el derecho de administrarlo sin contarle a todo el mundo en qué lo has gastado. Es fruto de tu propio esfuerzo. Si quieres gastarlo en ti, adelante; si quieres compartirlo, también. Está en tus manos la decisión, no en las de alguien más.

Puede interesarte