Por María Gana
29 Abril, 2015

Se supone que estas cosas no las puedo decir porque la gente se espanta, pero las he pensado mucho y ya simplemente no aguanto más, así que las “gritaré”. Necesito saber si alguna otra madre se siente identificada conmigo, porque estoy segura de que no soy la única que se siente así. Por eso, aquí describo 5 cosas que creo que toda madre primeriza piensa y no dice:

Captura-de-pantalla-2015-04-29-a-las-16.23.06

1. Que quisiera tener unas pequeñas vacaciones de la maternidad

Les juro que no soy mala madre. De hecho me considero una sensacional, a pesar de todos los errores que cometo (creo que son parte del aprendizaje). Sin embargo, no me molestaría tomarte unas pequeñas vacaciones de la maternidad, quizás por unos días. No hablo de viajar, ni siquiera de salir de la ciudad (bueno, si se puede sí), pero me bastaría con volver a ser por unos días, una mujer que solo se preocupa de si misma. Mi pelo está horroroso, creo que no me he podido bañar en un par de días, mi casa está hecha un desastre y de verdad ya no me quedan energías. Necesito recuperarlas.

Captura-de-pantalla-2015-04-29-a-las-16.23.19


2. Que debe trabajar extra para mantener su matrimonio

Mamá, no me mientas. Tú también debes trabajar extra para mantener tu matrimonio, y no me digas que no.

De todas mis amigas escucho que sus matrimonios están increíbles e incluso que han mejorado luego de ser madres. Mentira, yo por lo menos apenas tengo tiempo para ducharme, por lo que lograr mantener la relación con mi marido es algo casi imposible. De verdad tengo que sacar manos y fuerzas de no se donde para poder darle un poco de atención.

Captura-de-pantalla-2015-04-29-a-las-16.23.30


3. Que a pesar de estar todos los días con sus hijos, a veces se siente sola

Me paso el día pendiente de mi hijo. La única persona con la que “hablo” es con él, y, a veces, con la señora de la farmacia, el tipo que limpia mis vidrios y la cajera del supermercado. Estoy tan ocupada haciendo mi rol de madre, que se me olvida sociabilizar o hacer las cosas que solía hacer por mi. Y esto, a la larga, me está pesando.  Al final del día termino tan cansada que ninguna gana me da de llamar a alguna de mis amigas, salir, o siquiera de tener una real conversación con mi marido. Y eso está mal, lo sé, muy mal. Pero el cuerpo simplemente no me da. Y eso en realidad me hace sentirme muy sola. 

Captura-de-pantalla-2015-04-29-a-las-16.23.39


4. Que hay muchas cosas que simplemente no sabe hacer

Nadie me enseñó a cambiar pañales, nadie me enseñó a cocinar comida especial, nadie me enseñó a dar leche, en fin, nadie me enseñó a ser mamá. Sin embargo, claramente muchas veces nos da vergüenza hacer esto público, porque no sé por qué la gente piensa que debemos nacer sabiendo esto por el solo hecho de ser mujeres. Mi marido hace muchas cosas maternales mejor que yo y ya no me avergüenza decirlo.

Captura-de-pantalla-2015-04-29-a-las-16.23.50


5. Que no quiere que nadie le diga cómo criar a sus hijos

De verdad, te agradezco que me digas cómo crías a tus pequeños. Te agradezco que me digas que hay una técnica especial para que sean menos llorones y te agradezco que me digas que te sorprende lo desordenado que es, pero, de verdad, no me interesa. Sé que lo haces por ayudar, pero por favor no te entrometas. Todos los niños son distintos y todas las madres somos distintas, por lo que tendremos métodos de enseñanzas distintos y ninguno es más válido que otro.

Te puede interesar