Por Teresa Donoso
21 mayo, 2015

Esta será la experiencia de tu vida.

Así que acabas de entrar a la universidad y te preguntas que será lo que te depara el destino. Déjame resumírtelo en algunas frases: conocerás a las personas que se convertirán en tus amigos de por vida, reirás como nunca pensaste que sería posible, lograrás aprobar hasta el más difícil de los exámenes, aprenderás cosas que probablemente nunca volverás a usar cuando comiences a trabajar y nunca más volverás a dormir 8 horas. Vale la pena y es posible que cuando salgas de la universidad y veas todo en retrospectiva la nostalgia te haga sentir que darías lo que fuera para hacerlo todo otra vez.

1. Dormir es un lujo que muchas veces no podrás darte

1210

@gistudy

O quizás sí, pero eso implicará perderte de muchas cosas divertidas, como estudiar en grupo con tus amigos de noche o salir y explorar el mundo en general. ¿Quién quiere estar durmiendo cuando hay tantas cosas por hacer y por vivir? Si bien no digo que debas estar despierto todos los días de tu vida (he probado esas dietas altas en cafeína y, créeme, no funcionan, especialmente cuando notas que te quedas dormida después del tercer espresso) vivir las aventuras de la vida universitaria muchas veces requerirá unas horas menos con la cabeza sobre la almohada.


2. La comida es esencial

Los primeros meses conocerás la pirámide nutricional del universitario: cientos de cafés y muffins para el desayuno y papas fritas y nuggets para el almuerzo. Aunque si puedo darte un consejo (y darme un consejo a mi yo del pasado) la comida real siempre te ayudará a concentrarte de mejor manera y a rendir más. Es posible que nunca más en tu vida vuelvas a comer tanta comida basura, aunque bueno, a quien le importa cuando tienes el metabolismo de un adolescente aún.


3. Aprender a darle prioridad a tus actividades es clave

1212

Eileen Lock

Cada uno de tus profesores asumirá que tienes todo el tiempo del mundo para su clase y que no tienes vida. Tu primer instinto será intentar hacer cada una de las cosas que te pidan, pero pronto comprenderás que tendrás que priorizar y escoger. Esta será una de esas habilidades que serán cruciales en tu próxima vida adulta.


4. Y divertirse también.

¿Cuándo más tendrás tiempo para divertirte si no es ahora? Nunca más podrás pasar noches bailando para luego llegar a una clase con cara de zombie ni hacer locuras y no pensar mucho al respecto. Con los años llega la madurez, las responsabilidades y la sensatez. En serio, aún hay cosas que no sé como hice, pero supongo que esa es la magia de la vida universitaria.


5. Muchas veces sentirás que realmente no estás preparado para lo que tienes que hacer

1209

@JennWildRose

Y es normal. Sería extraño que no lo sintieras, pero lo importante es darte cuenta que a medida que pasen los meses y los años comenzarás a creer cada vez más en ti misma. Estás en el lugar indicado, en el momento indicado y con las personas indicadas.

Prepárate para vivir los mejores años de tu vida, porque aunque puede que en algún punto sientas que lo odias todo y que nada tiene sentido, tus amigos y cada una de las experiencias que vivas te demostrarán lo contrario. Puedo asegurarte que nunca más volverás a sentirte igual y que en el futuro, agradecerás cada una de las divertidas historias que puedes contar y recordar.

Puede interesarte