Por Pilar Navarro
24 abril, 2015

Amamantar es una experiencia muy bella, pero mi esposo a veces se pierde un par de cosas.

Tener un bebe es algo maravilloso y comprender que el alimento vital para que crezcan sanos y fuertes está dentro de tu cuerpo es algo que aun me asombra y emociona. La experiencia en sí es hermosa, te conecta con tu hijo o tu hija a otro nivel y te entrega momentos que atesorarás hasta el último día de tu vida. También están las nuevas experiencias que se convertirán en parte de tu día a día: la forma en la que aprenderás a diferenciar los llantos de tu bebé y la manera en la que llegarás a comprender perfectamente que sí, es hora de amamantarla otra vez y no importa si son las 4 de la mañana. Esta es la vida de una madre.

Mi esposo, por otro lado, a pesar de que puede ver la belleza que implica este acto, parece no comprender lo que significa estar eternamente cansada porque la bebé se rehusa a tomar leche de su biberón y sólo acepta que la amamante. Amo a mi bebé, y estaría toda la noche despierta por ella si fuera necesario (y ya lo he hecho) pero son estas pequeñas cosas que mi esposo me dice que me vuelven locas. Tengo un muy buen sentido del humor porque lo que pueden apostar a que me estoy riendo ahora que lo pienso, sin embargo, prueba soportar estos mismos comentarios luego de haber pasado toda la noche semi sentada en una cama fría con una bebé que se negaba a dejar de alimentarse.

216
Fuente: We Heart It

1. ¿Sólo se despertó dos veces? ¡Qué bien!

Claramente es una avance desde la noche anterior, en la que estuve despierta toda la noche con ella. Sin embargo, me parece que la opinión sería diferente si alguien más hubiese tenido que levantarse.


 2. “Estoy cansado”

¡Somos dos! Aunque claramente me parece curioso que sea así tomando en cuenta que pasaste 8 horas durmiendo plácidamente en el sofá mientras yo me quedaba despierta con nuestra bebé.

297
Fuente: We Heart It

3. “Pero no la amamantes tanto, no es necesario”

Bueno claro, déjame explicárselo detenidamente. Estoy segura que me dirá “Sí mamá” y se dormirá plácidamente.


 4. “Sí, lo entiendo”

Comprendo que me amas y que sólo quieres hacerme sentir bien, pero no. A menos que tuvieras un cuerpo como el mío, con las mismas funciones que el mío, dudo que lo entiendas. Pero gracias, me siento un poco mejor cuando me dices eso.

298
Fuente: We Heart It

 5. “Sólo tenemos que enseñarle a tomar el biberón”

Nuestra pequeña tirana sacó tu carácter, así que enseñarle a tomar el biberón cuando lo único que quiere que la amamante claramente requerirá mucho tiempo y mucha paciencia.

Es mejor si te tomas la maternidad con humor (y un poco de sarcasmo en mi caso). Muchas veces todo parece ser difícil y monumental, pero recuerda que pronto llegarán años en los que tú, tu esposo y tu hermosa niña (o niño) se reirán de todas estas anécdotas. Ahora por favor, un espresso.

Puede interesarte