Por Valentinne Rudolphy
25 junio, 2015

¿Quieres tener la cabellera perfecta? Parece imposible, pero no lo es.

Los problemas del cabello siempre son los mismos. Y siempre parecen imposibles de arreglar, pero solo con esfuerzo y disciplina en el cuidado de tu cabello lo podrás lograr al 100%.

1. Caspa

Esto se puede originar por el clima de tu ciudad, nervios, o tu cuero cabelludo reunió las condiciones perfectas para albergar al hongo que origina a la caspa. Sea lo que sea, lo mejor que puedes hacer es usar champú clarificante especial, el más orgánico y recomendado que tengas. Y relajarte, pues la mayor causa de esto es que estés pasando por un periodo un poco estresante de tu vida.

Captura de pantalla 2015-06-24 a las 12.18.55

@alexcentomo.

2. Pérdida de pelo

Al igual que la caspa, acá tiene gran incidencia el sistema nervioso. Hay factores genéticos y puedes estar sufriendo de alopecia. Pero si de la nada comenzaste a perder cabello en grandes cantidades, comienza a preocuparte por tu salud emocional. Hazte masajes, descansa y si esto continúa, ve a un doctor.


3. Puntas partidas

Uno de los problemas más eternos y comunes. Para solucionarlo, primero debes poner atención en la cantidad de químicos que poseen tus productos y tratar de usar los más “naturales” posibles. Además, utilizar un buen protector contra el calor y productos humectantes especiales para tu cabello, que lo cuidarán adecuadamente.

Captura de pantalla 2015-06-24 a las 12.18.19

@willow_greene.

4. Pelo graso

Este es un problema que se origina en el cuero cabelludo, por lo que en esta zona debes evitar los productos humectantes, aplicándolos solo en las puntas. Es una señal de que tu cabello está muy saludable, pero puede ser algo molesto. Procura entonces separar tu champú y su uso de la crema, acondicionador o lo que sea que estés utilizando para las puntas. ¡No dejes que más grasitud llegue a tu casco!

Captura de pantalla 2015-06-24 a las 12.18.13

@taylor_howard.

5. Frizz

Los factores que lo detonan van desde la resequedad del ambiente, con la tela que usas en tus fundas de almohadas y sábanas. Lo mejor es que intentes cambiarlo por coberturas de seda, y que por otro lado, seques tu cabello con una polera de algodón en vez de con toalla, y que olvides los cepillos de plástico.

Puede interesarte