Por María Gana
9 diciembre, 2014

Si reconoces estos problemas, puede que sea tiempo de alejarse.

amigos1

Usualmente la gente se presiona demasiado para mantener a flote amistades mediocres sea por la lealtad, el miedo o la culpa que sienten, lo que a largo plazo genera más estrés del que se hubiese generado si simplemente hubieran terminado esa amistad.

De hecho, todas las amistades, en el fondo, representan la conexión que existe entre dos personas en un momento dado o en varios momentos a lo largo del tiempo. (La ciencia moderna aun no descubre una manera para lograr que una persona exista simultáneamente en diferentes épocas.) Por lo tanto, no es realista esperar que una persona con la que solías ser muy cercana en un momento de tu vida sea la misma persona que quieras tener a tu lado en una nueva etapa. También es importante recordar que si tienes una buena relación que luego se vuelve no tan buena, el final de la amistad no anula las buenas experiencias que viviste allí. A veces la amistad se va desvaneciendo a medida que las personas crecen y cambian y nadie es culpable.

Así que, las amistades no siempre terminan fácilmente. Usualmente, el quiebre está lleno de todo tipo de malestares gastrointestinales y puede que te confunda porqué termino y como hacerlo. No existen guías rápidas, pero si existen claras señales de que tu amistad puede estar en peligro:

1. No te gusta la persona que eres cuando estas con tu amigo/amiga

Quizás cada vez que estás con ellos te sientes pasiva agresiva o simplemente agresiva. O quizás te sientes competitiva, resentida o demasiado envidiosa y no eres así con los demás. Quizás, en el fondo, tienes que admitir que no quieres lo mejor para tu amigo/amiga. Si este es el caso ¿Cuál es la base que sostiene esta amistad?


2. Tu amigo es una mala influencia

amigos4

Hay muchas formas en las que un amigo puede ser una mala influencia, y se extiende mucho más allá de cuando fumaban cigarrillos a escondidas. Quizás mientras más pasas tiempo con esta persona, más bebes, más mientes y te vuelves menos paciente con tus hijos o sientes que eres menos creativo o que estás poniendo a prueba tu integridad. Quizás tu trabajo o tus notas corren peligro o empiezas a tener dudas sobre tu matrimonio que antes no tenías. Si este es el caso, puede que sea tiempo de re-evaluar esta amistad.


3. La amistad parece no ser equitativa

¿Reciprocidad? ¿De qué reciprocidad hablas? Quizás esta persona usualmente toma tus cosas prestadas y no te las devuelve o le has preparado una comida sin que te lo agradezca tantas veces que estás empezando a sentirte como una cocinera. Quizás la escala se inclina hacia el otro lado: Ella o él están constantemente haciendo cosas por ti pero a ti no te interesa devolverles el favor. De cualquier forma, esta relación no tiene el equilibrio que tanto necesitan las amistades.


4. Las palabras que usarías para describir a tu amigo/amiga no son halagadoras

amigos3

Quizás te burlas constantemente de esta persona, y no de una forma amorosa. O te sientes tan superior a él/ella que te molestan. No te ríes con ellos, te ríes de ellos; y asumámoslo, parece que ya no te caen bien.


5. Tu amigo no te comprende

Quizás él o ella constantemente te malentiende o te hace sentir avergonzado por dormir hasta tarde o por cómo cocinas o te vistes. Comenzaste a sentir que te aprecia tan poco y que te tira tanto para abajo que te censuras en su presencia o quizás cuando estás muy molesto comienzas a resaltar estos supuestos ‘defectos’ sólo para hacer que se enoje. De cualquier forma, es lo opuesto al amor incondicional.

¿Puede ser salvada una amistad que ha llegado a este punto? Quizás, pero sólo si esto es una fase y no un patrón que se ha mantenido en el tiempo. Intenta darte cuenta si es que esta amistad tiene una base saludable que puedas usar para salvarla. Puede que quieras preguntarte si es que te has sentido de esta forma con otros amigos o sólo con esta persona. Si las respuestas no son alentadoras, no te deprimas: No todas las amistades son para siempre. Y aunque Facebook hace que muchas de ellas se mantengan con vida, lo único que le debes a tus amigos es amabilidad y respeto y no un ‘hasta que la muerte nos separe.’

 Visto en Psychology Today

Puede interesarte