Por Andrea Araya Moya
13 mayo, 2015

Uno de los recursos más importantes a la hora de maquillarse es aplicar rubor para darle más color y vida a nuestro rostro. Sin embargo, hay cosas que pensamos que estamos haciendo bien al aplicarlo, pero que para los expertos es simplemente un error.

¿No te imaginas cuáles son? Toma nota.

1. Usar demasiado

Por muy obvio que suene, aplicarse demasiado color en el rostro es uno de los peores errores, pues, más que darle vida a tu cara, hará que esta se vea demasiado colorida y parezcas más una muñeca de porcelana que una persona real. Evita el exceso y aplica sólo lo justo y necesario.

blush5Fuente: We Heart It

2. Usarlo sin aplicar una base primero

Existe una razón por la que tu colorete desaparece en minutos cuando lo aplicas sobre tu rostro, y es porque tu piel lo absorbe, pues no hay nada que le dé estabilidad. Una de las formas más eficaces para que tu colorete no se vaya es aplicarlo luego de haberte puesto base de maquillaje en el rostro. Así se verá más natural y durará por mucho  más tiempo.


3. Elegir el color incorrecto

Para cada tono de piel existe un rubor adecuado. La clave para encontrar tu colorete perfecto es buscar aquel que se asemeje al rubor natural que adquiere tu rostro.

Lo que debes hacer es apretar tus mejillas y luego comparar con los distintos colores  que te agraden, elige el que más se asemeje a tu color y ¡listo!

blush2Fuente: We Heart It

4. Aplicarlo sólo en las mejillas

Otro error. Aunque se note más en las mejillas el maquillaje no está hecho para que lo apliques sólo en ese sector, a menos que quieras parecer una muñeca terrorífica.

Lo ideal es que comiences aplicando rubor en el punto más visible de tu mejilla, luego lo difuminas por el resto de los costados de tu cara, de modo que el rubor se vea mucho más natural.

blush3Fuente: We Heart It

5. No difuminar correctamente

El objetivo es que le des un color natural a tu cara cuando lo necesites. Es por esto que es necesario aplicar el color correcto y difuminarlo bien, de modo que no se vea falso en tu rostro. Aplicarlo y esparcirlo con la brocha o pincel no es suficiente, procura difuminar con una esponja el resto de rubor que quede en tu rostro, así lograrás un aspecto natural.

Puede interesarte