Por Carolina Mila
22 enero, 2015

Cuando hay un conflicto las miradas de los involucrados puede ser muy diferente. ¿Cuál de los dos tiene la razón? La Dra. Amie Gordon escribe esta lista de consejos para evitar caer en la tentación de tener la última palabra. Cuando estás en una relación no se trata de quién tiene la razón. Se trata de hacer feliz al otro y poder construir un espacio de amor y confianza en conjunto

1. Abstente de hacer un juicio impulsivo

No fuiste mal informada cuando te dijeron que las primeras impresiones importan. Las personas tienden a anclarse a la primera impresión de una situación, y les resulta muy difícil formarse una nueva, incluso a la luz de información contradictoria. Cuando por primera vez te das cuenta de que tú y tu compañero tienen opiniones diferentes, dite a ti misma que esperarás hasta tener todos los hechos al frente antes de interpretar la situación.


2. Busca información contradictoria

ultimapalabra6

Tendemos a buscar hechos que confirmen nuestras creencias. Si estás frustrada porque tu compañero debía estar en casa hace 10 minutos, la respuesta automática es pensar en todas las otras oportunidades en que se atrasó y verlo conversando con amigos o derechamente ignorando la hora. En cambio, oblígate a pensar en las ocasiones en que tu compañero se atrasó debido a circunstancias fuera de su control e imagina las razones que podrían ayudar a explicar por qué no logró llegar a casa cuando dijo que lo haría.


3. Ponte en los zapatos de tu compañero

Piensa cómo te sentirías si estuvieras en la situación de tu compañero. ¿Qué razones te podrían llevar a llegar más tarde de lo que prometiste? ¿Qué podría hacer que no quisieras asistir a la comida de los amigos de tu compañero? Es importante pensar acerca de las experiencias que puede haber tenido tu compañero que lo podrían llevar a interpretar situaciones de manera diferente a ti. ¿Ha estado incómodo o ansioso en otras situaciones sociales que pudiera explicar por qué no quiere asistir a esta comida? ¿Tiene un gran proyecto en el trabajo que lo pudiera estar estresando?


4. No intentes descubrir quién tiene la razón

ultimapalabra3

En vez de abordar los desacuerdos con tu compañero como una oportunidad de convencerlo de que tienes la razón y él no, piénsalo como un rompecabezas en el que ambos deben trabajar juntos para descubrir la fuente de su malentendido.


5. Pregúntale a tu compañero qué está pensando

Frecuentemente estamos tan enfocados en asegurarnos de que nuestro compañero entienda nuestros puntos de vista, que se nos olvida preguntarles por qué se sienten como se sienten. Puedes ser tan determinada en asegurarte que tu compañero entienda lo importante que es la comida de tus amigos para ti, que te olvidas de preguntarle por qué no quiere asistir. Tu compañero, siendo un realista ingenuo, puede muy bien pensar que es obvio que él está muy estresado por el trabajo para ser buena compañía para ti, pero no se le ocurrirá darte esa información. En cambio, tu compañero se sentirá cada vez más frustrado contigo porque lo molestas con el tema del evento.

Visto en Psychology Today y Weheartit

 

Puede interesarte