Por Carolina Mila
6 febrero, 2015

1. La vida es un proceso de ensayo y error

A medida que creces te das cuenta que sigues intentando descubrir cosas y que aun no te sientes seguro de las cosas que haces. Te cambias de trabajo. Te vas a otro país. Tus relaciones terminan y luego empiezas con otra persona. Pruebas algo, das lo mejor de ti, puede que fracases y sigues con tu vida.

Todos están intentando entender que es lo que tienen que hacer, tal como tú. Incluso quienes se ven más seguros de sí mismos a veces no están tan seguros de lo que están haciendo.

Cuando te das cuenta que la vida es ensayo y error y que continuará siendo así, lo aceptas todo con mayor facilidad, así como también las circunstancias que te presenta la vida. No importa lo que llegue a tu vida, se irá. No importa lo que decidas hacer, hará que tu corazón crezca o que sufra: aprenderás y vivirás. No importa el riesgo que tomes, estarás bien.

En vez de intentar sentirte seguro sobre la vida, aprendes a aceptar la incertidumbre. Porque una vez que lo haces, te sentirás más seguro de ti mismo y de la vida.

Siempre puedes volver a empezar.


2. La vida tiene su propio ritmo

A medida que envejeces, te das cuenta que no puedes forzar los tiempos. La vida tiene sus propios ritmos naturales.

Todas las cosas en la vida, hasta lo más pequeño, es algo que te prepara para algo más grande. Los primeros y pequeños trabajos que tuviste cuando recién te habías graduado te prepararon para cosas más grandes a pesar de que gran parte del tiempo sentías que tenías un rol mínimo. Esas personas con las que salías te dieron la oportunidad de conocerte mejor, de saber qué querías y qué no querías y comprender con quiénes podrías ser compatible.

La vida tiene su propia rapidez. Puedes tenerlo todo, pero no de una sola vez. Y si no mantienes tu atención donde debe estar, puede que no logres nada.

5verdades2


3. La vida tiene su propio fluir

No se trata de pelear con la vida. Se trata de fluir con ella. Además de trabajar duro tienes que dejar fluir el amor natural y lo que te apasiona en la vida. No te sobrepases contigo mismo y aprende a leer las señales. Aprende a estar más en contacto con tu intuición. La vida no se trata solamente de hacer fuerza. Por eso, no intentes forzar las cosas.


4. La vida es más fácil cuando controlas mejor tus emociones

En los primeros años de tu vida como adulto, es posible que sientas que aun estás encontrando tu camino y que la vida se pondrá más fácil a medida que crezcas. Sin embargo, a medida que creces, te das cuenta que la vida no se pone más fácil. De hecho, lo que vuelve más sencillo es controlar tus propias emociones a medida que se desarrolla tu fortaleza mental.

Todos nacemos con la habilidad de ser exitosos. Pero en el camino hacia el éxito los obstáculos y los desafíos a los que las personas se enfrentan son sus propias emociones. La habilidad de manejar nuestras emociones y desarrollar una auto-disciplina es lo que determina su habilidad para el éxito.

La vida se vuelve más fácil cuando te conviertes en alguien más positivo y con mayor aguante, cuando sabes cómo recuperarte y volver a pararte, a combatir pensamientos negativos, a mantenerte calmado en situaciones que te molestan y a dejar ir a las personas malas a quienes puedes haber amado.

5verdades5


5. La meta final de la vida no es encontrar la felicidad

La meta de la vida no es buscar la felicidad. De hecho, todo lo que tienes que hacer es dejar de buscar la felicidad y sólo ser feliz. Cuando sientes que lo que tienes en el presente no es lo suficientemente bueno, no estás suficientemente feliz y comienzas a buscar la felicidad en otro lugar.

Todo comienza con aceptar: aceptarse a sí mismo, las circunstancias y las situaciones.

La vida nunca será perfecta. Sin embargo, la vida parece perfecta una vez que aceptas que no lo es. La felicidad aparece cuando aceptas las imperfecciones, los defectos, los altos y bajos y disfrutas la vida. Date cuenta que todo es temporal: lo bueno se acabará, lo malo se acabará.

Puede que no te des cuenta, pero parece que constantemente buscamos desafíos para superar: bien sea ser los mejores en nuestra carrera, comprar un auto, ser dueños de una casa, irnos a otro país, tener un hijo y luego, comenzar nuestro propio negocio, invertir en un negocio, aprender otro idioma o hacer una triatlón.

La vida tiene su propia forma de fluir. Aprende a fluir con ella.

Visto en Huffington Post y Weheartit

Puede interesarte