Por Nicole Lavanchy
29 abril, 2015

Pasar de la casa de tus padres a tu propio lugar, no es solo sinónimo de libertad, sino que con ello, vienen cientos de desafíos, así como también sentimientos que nunca esperaste tener. Es una aventura completamente novedosa, sin embargo, conlleva responsabilidades. 

Yo no creo tener la verdad absoluta, pero después de un par de años viviendo sola, creo que puedo dar algunos consejos útiles acerca de cosas que deberías saber acerca de esto:

Captura-de-pantalla-2015-04-28-a-las-14.50.56

Fuente: We Heart It

1. Si no haces las cosas nadie las hará por ti

Los platos no se lavan solos, la cama no se hace sola, la ropa no se limpia sola, el aseo no se hace solo y la comida no aparece mágicamente en tu refrigerador. Muchas veces, estás tan emocionada por la idea que no consideras estas cosas básicas.

Si estás pensando en irte a tu propio apartamento y estas cosas simplemente no están integradas en tu ADN, comienza desde ya a hacerlas tu sola en la casa de tus padres, te aseguro que te será inmensamente útil para después.


2. Algunas veces te sentirás sola

No siempre querrás estar acompañada y agradecerás esos momentos de soledad, sin embargo, pasar de una casa llena de gente a una donde el silencio predomina, algunas veces puede ser extraño, y sí, te sentirás sola.

No tienes por qué avergonzarte de esto, es algo temporal y normal que todas las personas sienten alguna vez y es parte del proceso.

Captura-de-pantalla-2015-04-28-a-las-14.50.33

Fuente: We Heart It

3. Aprenderás acerca de la responsabilidad

Si no pagas la cuenta de la luz, esta eventualmente se cortará. Lo mismo pasará con el agua, el teléfono, etc, así que debes estar pendiente de las fechas de pago de las cuentas, así como también de ordenar tus finanzas para que puedas pagar todo. Esto, aunque sea de una dura manera, te enseñará acerca de la responsabilidad no solo para ahora, sino que para el resto de tu vida.


4. Las reuniones familiares serán cada vez más valiosas para ti

Estabas acostumbrada a ver a tus padres todos o casi todos los días, sin embargo ahora manejas tu tiempo y este cada vez se hace más escaso. Pasas de verlos todos los días a una vez a la semana, y con el tiempo, una vez cada dos semanas, y así la brecha se va ampliando, por lo que las reuniones familiares son realmente mucho más aprovechadas. Quieres estar totalmente presente durante todo ese almuerzo así que te desconectas completamente y disfrutas de cada minuto.

Captura-de-pantalla-2015-04-28-a-las-14.50.42

Fuente: We Heart It

5. Las cosas no son fáciles. Sin embargo, la recompensa es grande

Te costará tiempo, dinero y mucho, mucho esfuerzo poder mantener esto. Al principio será divertido porque será algo nuevo, pero cuando te vayas adaptando verás que es algo difícil. No obstante, y a pesar de que te cueste llegar a fin de mes, de que llegues a tu casa exhausta por el trabajo y solo quieras dormir pero debas limpiar y preparar algo para comer, lo que te enseña el vivir sola es impagable y no se aprende de ninguna otra manera.


6. Muchas veces te preguntarás si tomaste la decisión correcta

Antes las cosas eran fáciles y te preguntas si realmente fue necesario hacer todo esto solo por el hecho de vivir solo. Generalmente estás cansada y te preguntas qué tenía de malo la casa de tus padres y extrañas hasta esa mancha en el techo de tu pieza, sin embargo a la larga sabes que es la mejor decisión que pudiste haber tomado.

Puede interesarte