Por Fernanda Saide
13 diciembre, 2016

Si terminaste con él por algo fue…

Es como una ley el que una mujer al terminar una relación amorosa de cualquier nivel, quiera tener de vuelta lo que perdió y olvide todas las razones que la llevaron al quiebre. Él sube sus fotos con amigos haciendo los panoramas que nunca hizo contigo, y te preguntas, ¿por qué terminé la relación?, ¿estará mejor él que yo?

No necesariamente. Recuerda estos aspectos que sinceramente nunca vas a extrañar y que es mejor que no estén en tu vida.

1. Puro drama familiar

Las peleas y los conflictos de tu ex con sus familiares lo llevaban directo a descargarse contigo y tú te enojabas por eso y te ponías sensible, quedando como la dramática de la relación.


2. Siempre él tenía la razón

Jamás aceptaba que se había equivocado y jamás pensaba que tú podías estar en lo correcto. Era agotador discutir con alguien que veía una realidad totalmente distinta a la que el resto ve.


3. Su puntualidad extrema

Sí es cierto, llegar puntual es importante, pero las mujeres nos tomamos nuestro tiempo. «Una reina nunca está atrasada, el resto está demasiado temprano», dicen. Si quedaban en una hora en que él te pasara a buscar, llegaba 15 minutos antes y tú tenías que correr por todos lados arreglándote para esa fiesta o evento al que asistirían. Él terminaba de mal humor porque a esos minutos se le sumaban los 15 tuyos de retraso, y se volvía una eternidad de espera.


4. Su agotadora inseguridad

Él te reclamaba que no le dabas suficiente atención y que eras demasiado independiente. Nunca logró entender que las mujeres tenemos otras cosas que hacer y que vivir, y no lo podías llevar contigo a todos lados ni avisarle donde estabas todo el tiempo.


5. Sus enfermantes celos

Si querías salir con un amigo o ir a bailar con tus amigas a un club, él se quejaba y se respaldaba en que «no es que no confíe en ti, no confío en los hombres que estarán allí»…


6. Su apretado bolsillo

Le costaba un mundo invitarte a un lugar elegante y hacerte sentir especial. Es cierto, los mejores panoramas no son los que se pagan, pero de vez en cuando es agradable que te lleven a un lugar romántico o te compren algún detalle que tú siempre hayas querido.

No te olvides que alguna razón hubo para haber terminado la relación, y aunque a veces cueste recordar esos malos momentos y parezca el fin del mundo, estarás mejor sin él,

¿No crees?

Puede interesarte