Por Jessica Balseca
21 julio, 2016

¡No te obsesiones!

Hay muchas etapas de crisis en nuestras vidas, pero conforme pasan los años estas se van acentuando y volviéndose más reales. Cuando llegas a los 30 años, es un momento realmente crucial en la vida, probablemente nuestra verdadera primera crisis. Nos empezamos a preguntar y cuestionar muchas de las cosas que nos pasan o las decisiones que tomamos. Después de todo te encuentras en la etapa de la vida en la que empezaste en verdad a vivir como un adulto. Tienes probablemente una pareja estable, un trabajo, una profesión y aparentemente está todo encaminado. El único problema es que no acabas de sentirte cómoda. Te sientes encerrada en la vida que quizás tu mismo querías tener, y que ahora que alcanzaste ya no te satisface del todo. Tal vez pensaste que así era ser un adulto, quizás es hora de que te empiece a importar menos lo que dicen los estándares de la sociedad y empieces a disfrutar más tu vida.

1.Perderlo todo es lo mejor que te puede pasar

Te hará sin duda salir de tu zona de confort y buscar lo que realmente deseas. Ser un adulto completo y realizado, no significa hacerlo todo en función de lo que se piensa debe hacer un adulto.

2. Libertad

1
pinterest

Eso es lo que más debes buscar, libertad. Liberarte del trabajo que no te gusta, de las responsabilidades que creíste debías asumir, sal de esa relación si no te hace feliz más, viaja, gasta tu dinero, come lo quieras, rompe la dieta, la rutina, rompe tus esquemas.


3. Sentirás celos

Cuando por un momento sientas que añoras todo lo que tenías en tu vida adulta, recuerda que lo que tienes ahora es mucho mejor. Recuerda que escogiste tu libertad por encima de todo y eso es lo que debes perseguir el resto de tu vida. No sientas celos de tu vida adulta, siente feliz de tener una nueva vida.


4. Deja de fingir

2
pinterest

No finjas más, no finjas estar feliz con lo que tienes porque es lo que te dijeron que debes tener. No finjas ser el adulto modelo, cuando sólo quieres reír y seguir soñando. No finjas más y sal a disfrutar de la vida que siempre quisiste tener.


5. Puedes seguir sintiéndote un adulto

Siéntete un adulto en cada paso que das. Ser adulto no es tener casa, auto hijos o estabilidad financiera, ser adulto es saber estar para las personas que amas, es saber enfrentar con madurez las situaciones que se presentan en tu vida, es tener confianza en lo que eres y cómo vives.

 


6. La adultez no existe cómo la conocemos

3
pinterest

Se nos ha hecho creer que el ser adultos está ligado directamente a al hecho de las posesiones y los logros que has alcanzado. Probablemente vienen desde una intensa inseguridad que sentían nuestros padres, en la que el objetivo de una vida plena, era precisamente sentirse económicamente realizados. Por suerte nuestra generación se ha podido dar cuenta que ser adulto va más allá, ser adulto significa conocerse a sí mismo. Significa escuchar tus propias necesidades. Significa entender qué tipo de estilo de vida deseas vivir y luego perseguirla sin importar su complejidad. A veces ser adulto significa viajar, cambiar y experimentar cuantas veces sea necesario.

Puede interesarte