Por Ghalia Naim
7 noviembre, 2016

No le preguntes si cree en Dios, ¡por lo que más quieras!

Cuando estamos haciendo vida social y nos presentan a alguien, lo común es comenzar hablando de temas generales como la música, noticias y vivencias, pero existen ciertos puntos que siempre se deben evitar: política, religión, trabajo, etc. Lo peor que podemos hacer es comenzar una conversación con quien no conocemos preguntándole a qué se dedica, si es ateo, por quien votará en las próximas elecciones o si sufre de alguna enfermedad. Estos son algunos temas que debes evitar la primera vez que hablas con alguien:

1.Política

La política es uno de esos temas que desatan pasiones así que no es para nada buena idea que lo toques en primera instancia. Las ideologías están demasiado divididas hoy en día y el hecho de hablar sobre “qué lado estás” rompe de inmediato cualquier relación en primer plano.


2. Enfermedades

Todos tenemos enfermedades o historias de seres queridos que sufrieron algún padecimiento terrible, así que no es un tema positivo para socializar. Quizá tu cercanía con el cáncer duró un mes y el padre de con quien hablas murió hace unos días...Si vas a hablar sobre algo así, mejor menciona la alergia de primavera.


3. Relaciones

Cuando le gente habla de sus relaciones tiende a emocionarse para bien o para mal, así que más vale que no metas el dedo en la llaga o terminarás llorando tú también.


4. Defectos

¿Para qué quieres saber los defectos de una persona la primera vez? Hablar sobre gustos, defectos y dones solo alimenta nuestro duende prejuicioso interior y nos encapsula en estereotipos antes de que nos conozcamos. Mejor ir soltando poco a poco la información o dejar que la vayan descubriendo luego.


5. Religión 

La religión es igual a la política o al amor; debe ser vetada de toda conversación hasta que se tenga la confianza y el cariño suficiente para que ambas personas acepten sus creencias. Solo pongo un ejemplo, si una chica de familia musulmana palestina conoce en una fiesta a otra chica de origen judío israelí, dudo mucho que tengan inmediata conexión de amistad ¿No sería mejor que hablaran de lo que estudian o de música?


6. Trabajo

Preguntar en qué trabaja alguien es de mal gusto, muchas veces suele interpretarse como “cuánto ganas”. No es necesario que preguntes a qué se dedica alguien que acabas de conocer, es un tema delicado para buena parte de la sociedad. Si no lo mencionó primero, no comentes al respecto.

Y tú, ¿de qué tema jamás hablas la primera vez?

Puede interesarte