Por Andrea Araya Moya
2 marzo, 2016

Probablemente descubras por qué te duele tanto la espalda.

Usar el sostén incorrecto, más allá de ser incómodo y lucir mal en tu cuerpo, tiene serias consecuencias de las que, quizá, no has notado y estás pasando por alto, pero que pueden significar algunas complicaciones a futuro a las que debes estar atenta.

1. Puede arruinar la postura de tu cuerpo

El dolor, el peso, los hombros marcados y la incomodidad provocan que te encorves y adquieras, con el tiempo, una postura inadecuada.


2. Puede favorecer el cáncer de mama

Es mejor que dejes de lado ese sostén que te aprieta demasiado, pues puede provocar que se bloquee el flujo de sangre a tus senos de manera constante, lo cual podría provocar cáncer.


3. Puede provocar flacidez en los senos

Un sostén más grande de lo que necesitas no te dará el soporte necesario y provocará que tus senos vayan decayendo por el peso que tienen. No los levantará ni tampoco los mantendrá en forma, por lo tanto el tejido de tus pechos cederá.


4. Puede provocar dolor de espalda, hombro y cuello

El poco soporte que te ofrece un sostén en talla equivocada puede provocarte dolor de espalda y en la cadera, pues tenderás a encorvarte cuando sientas demasiado peso y busques mayor comodidad. Además, también puede provocarte dolor en el tórax, el cuello y los hombros.


5. Puede herir y dañar tus pechos

Cuando usas una talla más pequeña de sostén es probable que te cause heridas o marcas de presión alrededor de tus pechos. Además, es mucho más probable que el fierrito de la barba de tu sostén se salga y pinche tus pechos.


6. Te dolerán los pechos, es claro

Es obvio que si usas sostenes que presionan y aprietan tus senos sentirás dolor durante y después de habértelos quitado. No es cómodo y, tampoco, saludable.


7. Puede provocar que los ganglios linfáticos no funcionen bien

Al tener tus pechos presionados todo el día puedes provocar que los vasos linfáticos y las válvulas se cierren y no funcionen correctamente. Debes recordar que estos vasos son canales muy finos y que tienen alta sensibilidad ante la presión.

Si no sabes qué sostén debes usar, entonces puedes mirar esta pequeña guía que te enseñará a medir correctamente tus senos para obtener la talla adecuada de sostén:

sosten
Que andai bonita

Lo que debes hacer, en primer lugar, es medir el contorno de tu espalda. Luego convierte el resultado a pulgadas dividiendo por 2,5.

Por ejemplo, si el resultado fue 82,5 centímetros lo divides por 2,5 y obtienes 33 como resultado final. Luego le sumas 3 pulgadas(por ser impar. Si es par sólo sumas 2), que, en este caso, te daría un total de 36, que correspondería a la talla de tu sostén.

Para calcular tu copa (la letra), primero debes medir el contorno de tu busto (medida copa en la imagen) y transformar a pulgadas dividiendo por 2,5 nuevamente. Entonces, si tu contorno mide 95 centímetros, lo divides por 2,5 y obtienes 38 como total.

Finalmente, lo que debes hacer es restar la medida del contorno de tu busto y la medida del contorno de tu espalda, después de haberlas transformado a pulgada, y eso te dará la copa.

Por ejemplo:

38 (medida busto) – 36 (medida espalda) = 2

El 2 es tu número final y en el que debes buscar en la tabla de copas a qué copa corresponde ese número. El 2, por ejemplo, corresponde a una copa B. Por lo tanto, la talla final de tu sostén es 36 B

tablacopa
Daniela Wilhelm

Puede interesarte