Por Carolina Mila
11 enero, 2015

Sammy Nickals escribe en nombre de los ansiosos 7 cosas que sus amigos y familiares deberían saber.

Yo soy una persona con ansiedad, y creo que puedo hablar por todos los que tenemos ansiedad cuando digo esto: Debe ser difícil acercarse a nosotros. Pero hay 7 cosas que queremos que sepas y que no siempre podemos decirte.

1. No tiene nada que ver contigo

Puede ser agotador estar pensando sobre todo lo que podríamos haber hecho mal, lo que estamos haciendo mal y lo que vamos a hacer mal. Por eso puede ser que a veces sólo queramos sentarnos y llorar, perdamos el interés en nuestras actividades y te tratemos mal o te ignoremos sin que te lo merezcas.

Podemos también ponernos nerviosos porque creemos que ya no nos quieres aunque no nos hayas dado ningún indicio. Por eso queremos que sepas por sobre todas las cosas, que todo esto no tiene que ver contigo, no es tu culpa. Te queremos y y lo sentimos demasiado si alguna vez de dimos la impresión equivocada, lo único que pasa es que en este momento no queremos a nuestro cerebro y no sabemos como lidiar con ello.


2. Nunca trates de hablarnos sobre nuestras emociones

anisosa6

Tratar de aliviarnos de nuestros miedos o pena puede parecer una buena idea, y a veces es. De hecho, puede ser que te pidamos ayuda y te preguntemos si tenemos razones para estar preocupados para así tratar de combatir ese pensamiento irracional que nos mantiene asustados todo el tiempo. Pero existe una línea muy delgada entre tratar de ayudarnos y tratar de cambiar nuestro pensamiento. Nunca nos digas que nuestras preocupaciones no existen o que lo podremos superar solo si dejamos de pensar en eso. Que nos digan esas cosas nos hace sentir como si estuviéramos rotos o malos, que hay algo en nosotros que no es normal y que ni siquiera nuestros más queridos lo pueden entender.


3. Una parte de nosotros sabe que nuestros miedos son irracionales, pero no podemos deshacernos de la parte que no lo sabe

Claro, sabemos que eso que dijimos y nos avergüenza, no es realmente vergonzoso, sabemos que probablemente no influyó en la opinión de nadie y también sabemos que es probable que el grupo con el que estuvimos hoy, no está hablando de lo terrible que somos a nuestras espaldas. Sabemos lo ridículo que suena todo esto y suena todavía más ridículo cuando lo decimos en voz alta. Pero esa es la otra parte, la parte donde vive nuestra ansiedad. Esa parte se alimenta de nosotros y aparece ocasionalmente para recordarnos que todavía está ahí. Esa es la parte que siempre nos recuerda “Qué pasa si está vez mis preocupaciones son reales?”


4. Estamos agradecidos por lo que tenemos y por ti

ansiosa2

Casi siempre las personas ansiosas son catalogadas como pesimistas. Y eso es muy entendible. Somos muy talentosos a la hora de pensar en la peor conclusión posible casi en tiempo récord. Pero no somos siempre esa persona. De hecho, muchos de nosotros somos optimistas cuando no estamos siendo ansiosos. Amamos nuestra vida y estamos agradecidos por lo que tenemos, estamos específicamente agradecidos de tenerte a ti. No queremos enfocarnos siempre en lo negativo, pero a veces no lo podemos controlar. Ten claro que te queremos siempre, eres la luz al final de nuestro túnel, la persona que más se esfuerza por tratar de entendernos, la que nos conoce en todas nuestras facetas y que a pesar de todo se queda con nosotros.


5. Sabemos que no siempre puedes ver las cosas desde nuestra perspectiva, pero apreciamos que lo intentes

Como alguien que no sufre de ansiedad, sabemos que no serás capaz de entendernos completamente. Sabemos que algunas veces sonamos como personas locas y estamos seguros de que es frustrante tener que dejar todo de lado para poder calmarnos. Pero cada vez que respondes nuestros mensajes llenos de miedo, con cariño y seguridad, o nos llevas a la otra habitación para preguntarnos que nos preocupa, o simplemente estás ahí firme, apoyándonos sin preguntarte como funcionamos… no podemos expresar todo lo que eso significa para nosotros, porque es muy difícil encontrar a una persona así.


6. Nos encantaría poder apagarlo, pero no podemos

anisosa4

Aunque parezca lo contrario, nosotros no nos queremos enfocar en lo que podría salir mal. No queremos ser negativos, bajar los ánimos de todos, o buscarle la quinta pata al gato. Tampoco estamos tratando de llamar la atención. Sabemos como nos escuchamos algunas veces y nos encantaría poder dejar de sonar así, de apagar esos miedos y ansiedad. Pero es una parte de nuestra persona.


7. No nos define

Podemos ser personas con ansiedad, y puede ser una parte de nosotros. Pero también lo son nuestras pasiones, nuestras rarezas, nuestra personalidad. La ansiedad es una de esas partes sin importancia. Igual nos reímos, sentimos el viento en nuestro pelo, apreciamos un rico café caliente en la mañana, o el rico calor del sol tocando nuestra piel en verano. Igual te queremos y lo haremos siempre.

Visto en Hello Giggles y Weheartit

 

Puede interesarte