Por Teresa Donoso
7 mayo, 2015

Gracias por haber sido una constante en mi vida.

Me gusta pensar que mi nacimiento fue todo un acontecimiento en mi familia aunque no tanto por el nacimiento en sí, sino por la sorpresa que significó considerando que mis hermanos ya eran prácticamente adolescentes cuando llegó un nuevo bebé a casa.

Si bien hay muchos hermanos que tienen reacciones negativas al dejar de ser los menores o recibir menor atención, hay otros, como mi hermano, que se vuelven locos con un pequeño, o una pequeña en casa.

Han pasado los años y mi hermano, que hoy bordea los 40, sigue siendo el mejor ejemplo de hermano mayor que he tenido. Muchas veces olvidamos agradecer las cosas que hemos tenido en nuestra vida y creo que es hora de comenzar a tomar en cuenta a quienes han hecho una diferencia en nuestro camino. Hermano, gracias por siempre haber estado para mí cuando te he necesitado.

1. Siempre tendrás alguien disponible para jugar

655

Crecer en una casa llena de adultos puede ser una experiencia difícil… o quizás no. Si la vida te ha regalado un hermano mayor siempre tendrás alguien que estará dispuesto a ser tu paciente a la hora de jugar al doctor, dormir siestas contigo cuando no quieras estar sola y llevarte a todo tipo de aventuras.


2. Los cumpleaños serán una experiencia de otro mundo

Mi hermano siempre se aseguraba de ayudar a mi mamá a decorar y luego, como es bueno con los niños, nos entretenía y cuidaba a todos. En más de una oportunidad me acompañó a un paseo escolar reemplazando a mis padres (que estaban ocupados en esa ocasión). Debo reconocer que me ponía celosa de los demás niños porque quería a mi hermano sólo para mi.


3. Llegará un punto en que es posible que crean que es tu padre

642
Fuente: We Heart It

Llegué a los 10-12 años y mi hermano ya bordeaba los 26-28 años. Mucha gente asumía que él era mi padre. A nosotros nos hacía mucha gracia y la gente siempre se sorprendía de ver dos hermanos que fueran tan cercanos.


4. Siempre se asegurará de que estés bien y que no te falte nada

Sea que me vaya de vacaciones, salga un fin de semana o me vaya de fiesta, mi hermano siempre me llama o me manda mensajes para asegurarse que estoy bien o que no me falta nada. Ya no vivimos juntos, él tiene su propia familia ahora pero sé que si fuese necesario saldría de madrugada a buscarme al fin del mundo.


5. Conocerá a cada una de tus mejores amigas

656

Mi hermano aún recuerda los sobrenombres de infancia de mis amigas para el horror de ellas y al mismo tiempo también recuerda sus comidas y snacks favoritos. A ellas les encantaba venir a casa porque él siempre tenía alguna preparación secreta bajo la manga. Era nuestro chef en nuestras largas tardes de juego y sé que no soy la única que extraña esas ricas meriendas.


6. Y se llevará muy bien con ellas

Mis amigas siguen preguntando por mi hermano. Si bien era muy grande para ser un amigo más dentro de nuestro grupo, era lo suficientemente maduro como para ser nuestro “padre de mentira” al menos por una tarde. Todas lo querían por eso.


7. Tus novios tendrán que obtener la aprobación de tus padres y de tu hermano también

644
Fuente: We Heart It

Así es. Mi hermano necesita saberlo todo, desde donde viven hasta que hacen y por supuesto cuáles son sus intenciones. No es que tenga dudas sobre mi capacidad de escoger, es que siente que ha pasado tantos años a mi lado cuidándome y queriéndome que no vale la pena dejar que alguien venga a hacerme sufrir gratuitamente. Estoy inmensamente agradecida por ello también.

Puede interesarte