Por Nicole Lavanchy
27 marzo, 2015

Las mujeres han comenzado a aprender a aceptar su salud, fortaleza y poder, y hoy más que nunca es algo que se ve de forma masiva. Las mujeres han dejado de preocuparse solamente de verse increíblemente delgadas. Esto nos ha llevado a ver nacer una creciente generación de atletas increíbles, que muchas veces se dedican en un 100% a esto, entrando en importantes competencias, con mucho esfuerzo y perseverancia. Por lo mismo, es esencial dar a conocer estas 8 realidades para que podamos seguir disfrutando de este fenómeno con la menor cantidad de estereotipos y malos entendidos posibles.

large-2

1. Deben soportar hirientes comentarios

Evita hacer comentarios acerca de la manera en que una chica atleta se ve o acerca de la talla que usa. “Sus piernas son demasiado gruesas”. “No tiene trasero”. “Sus hombros son demasiado musculosos”.

Esta es una de las principales razones por las que las chicas tienen problemas tan terribles con su imagen corporal. Sentimos la necesidad de categorizar todos los tipos de figuras que existen, sin embargo olvidamos que la belleza es subjetiva. La palabra en sí es arbitraria y la belleza puede significar lo que sea que queramos.


2. Se esfuerzan y sudan como locas, pero eso no significa que no les gusten los tacones y el maquillaje

La ropa deportiva muchas veces marca lugares poco apropiados, se suda mucho y eso no es muy atractivo, por lo mismo, muchas chicas atletas usan maquillaje cuando van al gimnasio. No las critiques, todas queremos vernos lindas. Asímismo, ser atleta y ponerse tacones no es algo excluyente, no te sorprendas. 

Captura-de-pantalla-2015-03-27-a-las-12.05.10


3. Estar despierta a las 10 pm se considera tarde

¿Has intentado levantar 80 kilos sobre tu cabeza habiendo dormido sólo 4 horas? Es como intentar tirar un camión usando seda dental. Por eso, no te enojes cuando tu amiga atleta te diga que no quiere salir o ir de fiesta. No la juzgues cuando escoja tomar agua en vez de cerveza.


4. Que sean saludables no significa que no puedan comerse una pizza entera

Por supuesto que cuidan lo que comen. Cualquier atleta sabe que si quiere ser exitosa en su deporte tiene que ser inteligente en la cocina.

Hablando de eso, no te sorprendas cuando las veas en esos buffets donde puedes comer todo lo que quieras y se repitan el plato. Sus cuerpos necesitan mucho combustible. Un iceberg de lechugas y un par de crutones no son suficientes. Trabajan duro y necesitan calorías.

Captura-de-pantalla-2015-03-27-a-las-12.05.24


5. Son humanas

Se enojan, se frustran, sienten celos y tienen inseguridades. Corren, por ejemplo, repeticiones de velocidad compitiendo contra chicas que tienen su misma edad, que pesan lo mismo y que son igual de buenas. Alguien tenía que llegar de las últimas y alguien tenía que llegar primero. Solo por estar ahí ya sienten que las están comparando.

Y hablando de eso…


6. Puede que lloren cuando tengan un entrenamiento malo. No significa que sean débiles

Cuando los hombres se frustran usualmente gritan o tiran cosas contra las paredes. A veces las chicas lloran. No son de piedra. Tienen altas expectativas de ellas mismas y cuando sienten que no lo han logrado se sienten mal, como todas.


7. No están obsesionadas. Están determinadas

Pobreza. Hambre. Gente sin hogar. Corrupción. Calentamiento global. La forma en la que lentamente se acaba el suministro de agua a nivel mundial. Sus hábitos a la hora de ejercitar claramente no son un problema.

Imágenes de We Heart It

Puede interesarte