Por Sole Ramírez
9 septiembre, 2016

4. Poder actuar como una loca si es necesario.

El amor llega cuando es el momento correcto, y siempre es increíble. Pero no todo es tan sencillo cuando esto sucede. Cuando el amor toca nuestra puerta viene acompañado de varias cosas, y muchas de ellas ocupan el lugar de otras que nosotros adorábamos tener. Créeme, esta lista incluye solo algunas.

1. Todo ese tiempo a solas

Pasear en tu casa con esa ropa horrorosa, sin maquillaje y comiendo una bolsa de cheetos, o tomar una taza de café sin hablar porque estás de mal humor y no hay nadie ahí para molestarte. Eso es vida. Pero cuando recién comienzas una relación quieres pasar todo el tiempo con tu pareja y debes aprender a compartir esos momentos especiales con el otro.


2. Dormir bien. O dormir

Cuando estás en una relación básicamente dejas de dormir. Es genial, lo sabemos, pero también hay días en los que lo único que deseas es pasar una noche sola en tu cama sin que el brazo de alguien esté jalando tu cabello por la falta de espacio, o ese calor humano que te hace terminar completamente destapada mientras intentas no moverte para no despertar a tu pareja. A veces solo quieres ponerte ese pijama de abuela que no tiene nada de sexy pero con el que duermes de maravilla.


3. Conducir muchas menos horas

Antes, salir de tu casa era para casos específicos como por ejemplo ir a la oficina, pero nada más. Ahora debes ir a ver a tu novio, acompañarlo a hacer cosas, ir a ver a sus padres. Al final de cuentas te la pasas conduciendo.


4. Poder actuar como una loca si es necesario

Por favor, nadie puede pasar tanto tiempo sin enloquecer al menos una vez. ¡Somos mujeres, nuestras hormonas se vuelven locas una vez al mes, déjennos expresarnos! Cuando estás comenzando una relación es muy difícil dejarse llevar por la locura porque de verdad hay otra persona que tiene que soportarte. Y simplemente esa persona aún no está lista.


5. Espontaneidad

“¿Tengo planes? Creo que los cancelaré.”

“¿Quiero cenar una pizza? Suena delicioso.”

“¿Levantarme de la cama hoy? Mmm no lo creo.”

Créeme, cuando todas las decisiones comiencen a depender de los dos, extrañarás ser soltera.


6. Una noche loca con cualquier persona

Sé que esto puede ser un poco básico y superficial, pero admitámoslo, no hay nada mejor que ese golpe de emociones que trae una noche con alguien desconocido. Primero te sientes la mujer más guapa del mundo y luego no sabes en qué estabas pensando cuando decidiste besar a ese chico. Esa montaña rusa de emociones a veces la extrañas cuando estás en una relación seria por mucho tiempo.


7. El tiempo con tus amigos

Esto depende absolutamente de ti. Si realmente quieres, puedes verlos. A veces dejamos de lado a las personas más importantes por una relación, y es algo de lo que siempre nos arrepentiremos. Así que mi consejo es ver a tus amigos cada vez que puedas, con o sin tu pareja.


8. Ver lo que te dé la gana en la televisión, cuando se te dé la gana

¿Por qué tengo que ver el fútbol si jamás me ha gustado? Preferiría estar viendo un episodio de Gossip Girl.

Estar en una relación es maravilloso, pero a veces no podemos evitar extrañar estos pequeños placeres de la vida.

Puede interesarte