Por Javiera Irarrázaval
15 noviembre, 2016

Si bien beber es socialmente aceptado y algo común en las personas, sus efectos en el organismo son preocupantes.

Consumir cualquier tipo de bebida que tenga algún grado de alcohol, es en muchos lugares del mundo el elemento principal de reuniones sociales. A pesar que es una droga socialmente aceptada, sus propiedades son tóxicas para tu organismo  y la dependencia que puede generar, podría desencadenar en alcoholismo, un problema de salud pública preocupante a nivel mundial. 

Istock photo
Istock photo

Un reporte de la Organización Mundial de la Salud (OMS), explica que el alcohol es el primer factor de riesgo en enfermedades y muertes prematuras. Siendo, aunque no lo creas, más importantes que otros como el tabaquismo, el sobrepeso, la desnutrición y otras enfermedades.

«Aparte de ser una droga que provoca dependencia y es el origen de más de 60 tipos de enfermedades y lesiones, el alcohol es responsable de causar serios problemas y daños sociales (…) El alcohol no sólo perjudica al consumidor, sino también a quienes lo rodean, al feto en mujeres embarazadas, a niños y niñas, a otros miembros de la familia y a víctimas de delitos, violencia y accidentes por conducir en estado de ebriedad».

-Alcohol, Género, Cultura y Daños en las Américas, OMS (2007)-

Istock photo
Istock photo

La Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, explica que dentro de los efectos que podría producir en tu cuerpo el consumo excesivo de bebidas alcohólicas están:

1. Descontrol en la presión arterial.


2. Sangrado tanto en el estómago como en el esófago.


3. Daños en el hígado que pueden ocasionar la muerte de una persona.


4. Desnutrición.

Istock photo
Istock photo

5. Cáncer de hígado, colon, esófago, cuello, mamas, y otras áreas del cuerpo.


6. Sensación dolorosa o entumecimiento de «hormigueo» en brazos y piernas.


7. Inflamación y daños en el páncreas.


8. Lleva a problemas cardiacos en algunas personas.

Otro efecto no menos importante, es que no solo afecta a lo físico, sino que también los aspectos psicológicos y sociales de una persona se ven afectados, ya que podría aumentar los sentimientos de tristeza, depresión, nerviosismo o preocupación, además de graves problemas de sueño, e incluso, podría desencadenar en un suicidio.

¿Qué piensas sobre esto?

Puede interesarte