Por Teresa Donoso
11 mayo, 2015

Una vez que cruces la meta por primera vez, todo cambiará.

Sea que hayas corrido 5 kilómetros o una maratón una vez que cruzas tu primera línea de meta todo cambiará para siempre. Habrás entrado automáticamente al club de los que corren sin importar lo que pasa y de los que orgullosamente se identifican con la palabra «runners». No importa tu edad, tu género, el país de donde vengas, tu altura o tu peso: este es un deporte democrático que nos une a todos en las calles y que nos motiva a correr juntos, como uno solo, sin importar nuestros motivos.

Estas son 8 cosas que todo corredor ha vivido al menos una vez en su vida.

1. De pronto todo se transforma en correr

739

Al menos durante los primeros meses o años tu vida girará en torno a tu nuevo amor. Tu día a día, horas de descanso, días de entrenamiento especiales, nutrición e hidratación serán el pilar sobre el cual organizarás tu día a día.

2. Comienzas a preguntarte de donde sacarás dinero para el próximo par de zapatillas

741

Porque es necesario tener justo esas que te dan un balance perfecto y porque después de correr tanto es esencial cambiarlas.

3. Te vuelves un poco adicto y empiezas a programar nuevas carreras

738

5k, 10k, tu primera media maratón o una carrera un poco más corta. Pronto tu vida estará llena de nuevas fechas importantes.

4. Lentamente tu familia comprende que correr se ha apoderado de tu vida y que no cambiará

744

Y puede que alguno de ellos se convierta en el «fotógrafo designado» de cada una de tus nuevas carreras. En algún punto lograrán incluso memorizar tus mejores tiempos y no habrá mayor satisfacción que esa.

5. «Tengo que correr» es una de las excusas que más utilizas

742

Y no es porque quieras escabullirte de eventos sociales u otros, simplemente es la verdad. Lo sentimos.

6. Los carbohidratos se convierten en tus nuevos amigos

745

Necesitamos energía para correr así que si no te vas a comer eso, no nos importaría comernos el arroz o las papas de tu plato. Además, siempre tenemos hambre.

7. Te emocionas con los videos inspiracionales

743

Las marcas deportivas juegan con tus sentimientos y hacen que sólo quieras ponerte las zapatillas y salir a correr.

8. Estás dispuesto a pagar o a viajar para correr la carrera de tus sueños

740

Después de un tiempo correr dejará de ser algo meramente físico y se convertirá en toda una experiencia. La maratón de Disney sigue estando en mi lista de espera.

Definitivamente nada será igual luego de que te pongas tus zapatillas, y aunque por las noches te las quites, tus pies seguirán sintiendo ese deseo de correr aunque sea en círculos. No importa la meta ni la destinación, lo que importa es la libertad que sientes cuando corres y sientes que nada ni nadie podrá detenerte.

Puede interesarte