Por Francisco Armanet
3 octubre, 2016

4. Un hombre necesita eyacular entre 4 y 5 veces al mes para mantener la buena calidad de su esperma.

La clase de educación sexual comenzó hace 5 minutos, el profesor aún se encuentra instalando la presentación que proyectará en el telón, y todos los estudiantes lo esperan cansados y aburridos. No, ninguno de ellos está realmente interesado en escuchar términos como gónadas, fecundación y cromosomas. Ya lo han hecho cientos de veces durante toda su etapa escolar y les parece que volver a hacerlo es una verdadera pérdida de tiempo. Uno alumno dibuja pokemones en su cuaderno, otro chatea escondido a través de su celular, y otros dos conversan sobre la fiesta del fin de semana recién pasado. El resto duerme.

De pronto, el profesor enciende el proyector y se gira hacia sus estudiantes.

-Lo han escuchado cientos de veces y lo sé. -Les dice con actitud. –Pero cuando hablamos sobre educación sexual, específicamente sobre espermatozoides, existen 10 datos muy curiosos que les llamarán profundamente la atención.

-Imposible. -Contesta un alumno llamado Pedro con algo de arrogancia. -No hay nada en este colegio que nos llame la atención. Salvo lo aburrido que puede llegar a ser.

El profesor se pone los anteojos, mira a Pedro y, entendiendo que a veces el colegio llega a ser algo tedioso, comienza la presentación.

-Te sorprenderás. -Le dice a su alumno mientras aparece la primera diapositiva en el telón:

1. Todos tus espermatozoides son deformes.

Upsocl/Macarena Salinas

 

-¿Los míos? -Pregunta Pedro.

-Sí, los tuyos y los de todo el resto de los hombres. -Afirma el profesor antes de continuar. -Se sabe que el aproximadamente el 90 % de los espermatozoides son anormales. Pero no te preocupes Pedro, no compites contra nadie.


2. Responden a lo que el hombre come.

Macarena Salinas/Upsocl
Macarena Salinas/Upsocl

-¿Cómo te alimentas, Pedro? 

-No muy bien. Como a deshoras y no siempre de manera sana. -Contesta el alumno ya más atento.

-Pues, ¿sabías que la formación y el estado de tus espermatozoides depende directamente de cómo te alimentes? La vitamina C y los cereales, por ejemplo, dan una mayor concentración y motilidad de esperma.


3. Usan una cubierta.

Macarena Salinas/Upsocl
Macarena Salinas/Upsocl

La cubierta se llama Acrosoma. Cuando el espermatozoide llega al óvulo, el acrosoma libera un químico que ayuda a deshacer la capa exterior del huevo para entrar.


4. La eyaculación frecuente es necesaria.

Macarena Salinas/Upsocl
Macarena Salinas/Upsocl

Un hombre necesita eyacular entre 4 y 5 veces al mes para mantener la calidad de sus espermatozoides. ¡Vas bien, Pedro, vas bien!


5. Muertos también pueden servir.

Macarena Salinas/Upsocl
Macarena Salinas/Upsocl

El ADN dentro de un espermatozoide muerto puede salir de este y producir un embarazo. No es necesario que estén vivos para que así sea.


6. Pueden vivir por días y adoran el frío.

Macarena Salinas/Upsocl
Macarena Salinas/Upsocl

Los espermatozoides pueden pasar alrededor de 5 días al interior de una mujer en condiciones óptimas y prefieren estar a 7 grados por debajo de la temperatura corporal.


7. Casi el doble de la población de México.

Macarena Salinas/Upsocl
Macarena Salinas/Upsocl

En media cucharada (correspondiente a aproximadamente una eyaculación) hay más del doble de espermatozoides que todos los habitantes en México.


8. Lance Armstrong perdió un testículo pero tuvo 2 hijos después de eso.

Macarena Salinas/Upsocl
Macarena Salinas/Upsocl

Esto prueba que uno solo es suficiente para una reproducción exitosa. El segundo está para compensar.


9. Un mal estilo de vida los afecta directamente.

Macarena Salinas/Upsocl
Macarena Salinas/Upsocl

-Pedro… -Llamó finalmente el profesor. -¿Tú fumas?

-Un poco. -Contestó el estudiante. 

-¿Y bebes alcohol? 

-Un poco más.

-Entonces la salud de tus espermatozoides se está viendo deteriorada. -Aseguró el profesor. -El estilo de vida que las personas llevamos influye directamente en su calidad y formación. El deporte, los buenos hábitos de sueño y alimentación, también son claves.


Finalmente, el profesor miró su reloj y vio que la clase había terminado. Los jóvenes querían seguir escuchando y Pedro sonreía por haberse enterado de tantos datos interesantes acerca de sus espermatozoides.

Y tú, ¿qué opinas tú al respecto?

Puede interesarte