Colaboración por Rebeca Barzuna Pacheco
Publicista por pasión, escritora de corazón. Mi lugar: la playa, color: el rojo, debilidad: los chocolates, y mi inspiración: la calle. La de Rojo

“Recuerda que si estás aquí hoy con nosotros es porque la vida te tiene un plan”

Mi hermana mayor y yo éramos inseparables, peleábamos más de lo que compartíamos pero creo que es parte del concepto. Crecimos y cuando se incorporó una nueva hermana, este amor de trío perfecto maduró y las peleas dieron paso a una amistad verdadera. Sin condiciones ni límites, algo muy difícil de encontrar en estos días.

Con los años empecé a sentir la necesidad de ser tía y mi hermana mayor era mi mejor carta. El anuncio de su boda solo me anticipaba que ese gran momento estaba cada vez está más cerca, y así fue.

Captura-de-pantalla-2015-07-24-a-las-12.25.21

@cloudrain

Cada ultrasonido era todo un acontecimiento, todo por fin estaba pasando. Los primeros meses se pasaban lentos, después pasaban cada vez más rápido.

En abril celebramos los 60 años de su abuelo y bromee con que iba a ser Géminis igual que su tía. ¡Qué lejos se veía junio! Pero el 29 de abril estaba trabajando a punto de emprender rumbo fuera de la ciudad a un evento, y me llamó mi hermana: “¡hoy nace tu sobrino!”, me dijo.

Iba a nacer más de un mes antes. ¡Oh por Dios! Tanto había esperado y no estaba preparada. Sentí un vacío porque las cosas podían complicarse y yo no estaría. Partí con el corazón en la mano, sin desconectarme del celular y esperaba noticias. Ahora ya solo faltaban horas.

Captura-de-pantalla-2015-07-24-a-las-12.25.33

@kayleighmounsour

Mientras fingía poner atención en un salón con 30 desconocidos y a 2 horas de distancia del hospital, recibí la noticia de que había nacido.

En ese momento sentí un orgullo y una felicidad indescriptible. Corrí al parqueo para pedir más detalles. Celebré la noticia, hasta que otro mensaje de mi hermana me anunció que tenía problemas para respirar.

Me desesperé más y llamé a todos hasta que mi madre me contó que por nacer prematuro uno de sus pulmones no maduró suficiente. Yo estaba sola y lejos recibiendo una noticia tan agridulce.

Captura-de-pantalla-2015-07-24-a-las-12.25.42

@lostgrl

Nadie me informaba más porque ni ellos sabían. Contenía las lágrimas y trataba de eliminar los horribles pensamientos de nunca llegar a conocerlo. Tanta alegría que traía, se transformaba en dolor con el paso de los segundos.

Hablé con mi padre y tenía voz de derrota. Yo había prometido cuidarlo y ahora no podía hacer nada.

El marido de mi hermana no sabe qué hacer, estrena su rol con esta prueba complicada, creo que ese día ni durmió. Mi hermana se porta muy valiente, y la imaginaba sola en su cuarto y me partía el corazón.

Captura-de-pantalla-2015-07-24-a-las-12.25.51

@nikulya_98

Al día siguiente entré al cuarto y exploté en llanto porque todo me parecía demasiado doloroso; los bebés lloraban en los otros cuartos, toda la ropita que no podía usar al estar luchando por respirar, todas las familias felices y la nuestra con un cunero vacío. Lloré horas.

Un par de días después recibo sus dos primeras fotos en las que salía entubado, solo, con un pañal y cables por todos lado. Así es cómo lo veo por primera vez, aunque sea en foto.

Mi hermana sale del hospital directo a verlo. Su cara está tapada con una gasa para que no le afecte la luz de la incubadora, nadie lo puede alzar, solo tocarlo un poquito. Le mando saludos diariamente y me resigno a las reglas del hospital que admite solo a papás y abuelos.

Captura-de-pantalla-2015-07-24-a-las-12.26.02

@simon_falls

Todo es incierto; 10 días más en la clínica, tal vez 20. Exámenes para saber si tenía algo más, nadie se compromete a dar fechas, al final no estábamos seguros de nada.

Celebré tu primera semana viendo un video que le tomaron. Solo, con una bata vieja y desteñida, mientras su armario lleno de ropita de todos tamaños y colores que ahora de nada sirvían. Me acostumbré a la rutina de llamar todos los días a mi hermana y preguntarle tus avances.

Días después, me avisaron que salió de la clínica, ya respiraba solo. Esa recuperación pronta fue una sorpresa hasta para los doctores. Las oraciones y vibras de amigos y familiares sirvieron.

Captura-de-pantalla-2015-07-24-a-las-12.26.10

@rayane_framboise

Entré al cuarto donde estaba con mi hermana, lo alzo mientras sigo llorando. Aunque estaba pequeño y flaquito era perfecto, me acababa de convertir en la tía más feliz del mundo. Todo valía por este momento.

Pequeño Javier, antes de despedirme, te recuerdo que la familia y amigos cercanos al final son lo que más vale, debes dedicarles tu tiempo porque nunca te van a abandonar. No te alejes del dolor ajeno, apoya al que lo necesite porque en esos momentos todo suma. Por último recuerda que si estás aquí hoy con nosotros es porque la vida te tiene un plan.

¡Te amo!