Por Teresa Donoso
3 julio, 2015

Pensabas que estarías viajando por el mundo, pero sigues intentando pagar la renta.

Parece que fue ayer que seguíamos preguntándonos ‘¿Qué quiero ser cuando grande?’. Parecía una pregunta llena de inocencia que reflejaba nuestros sueños más profundos y aunque muchas veces la respuesta era cambiante (policía, pianista, escritora, astronauta, bióloga, veterinaria) y muy diferente a lo que realmente decidiste algunos años después, parece que acabamos de llegar a esa edad con la que tanto soñábamos. A los 9 años, tener 24 parece una eternidad y una adultez increíble, pero hoy, con los mismos 24 años, sigo mirando para todos lados, preguntándome si es que todo esas cosas con las que soñaba mágicamente caerán del cielo o si, ya sabes, la real adultez empieza quizás a los 30. He intentado no pensar mucho en eso último, más que nada porque no quiero llegar a los 30 y seguir preguntándome cuándo me darán mi pase a la adultez.

Tus amigos empiezan a casarse o se van a vivir con el amor de su vida o simplemente deciden recorrer el mundo y tu sigues aquí, pensando en cómo pagar la renta y preguntándote si es que el próximo año finalmente te sentirás adulta.

Lo que pensábamos…

2214

@lindiwit

Que a esta edad tendríamos definida nuestra carrera y nuestro trabajo, que estaríamos haciendo eso que amamos y que nos inspira, que dicho trabajo inspirador nunca nos aburriría y que siempre querríamos levantarnos temprano. Creíamos que viviríamos dándonos todos nuestros gustos, que compraríamos nuestra casa y viviríamos en ella, siempre y cuando no estuviésemos viajando por el mundo, claro. Pensábamos que seríamos nuestro propio jefe y que automáticamente al llegar a esta edad seríamos responsables.


Lo que realmente pasó…

2212

Lakyn Calli Connors

Aún no sabemos bien lo que queremos, pero no importa, porque eso nos da un horizonte más amplio para seguir buscándonos y aunque algunas mañanas nos levantamos confundidos, sabemos que tenemos en nuestras manos la posibilidad de cambiar y volver a decidir. No tenemos tanto dinero, pero también hemos descubierto que el dinero no lo es todo y que las experiencias que vivimos son mucho más importantes y aunque aún no somos nuestro propio jefe, sentimos que estamos cada vez más cerca de llegar a ese punto definitivo de cambio.


Pero no olvides que…

2215

@aussiekiwis

Al final no existe un tiempo definido para todo. Puede que simplemente este no sea el momento, puede que aún tengamos que vivir cientos de cosas más. La posibilidades son millones. Seré honesta y te diré que muchos días me levanto igual de perdida que tú y que me pregunto si es que realmente estoy haciendo lo que tengo que hacer o si es que quizás me he perdido en algún lugar y he terminado en el lugar equivocado, pero creo que he llegado a la conclusión que no importa el lugar en el que estemos ahora, porque es exactamente el lugar donde debemos estar y no importa el tiempo que te demores en llegar a tus metas, porque nunca nadie dijo que tendríamos que aprender a ser adultos en sólo la mitad de una década.

Puede interesarte