Por Nicole Lavanchy
8 junio, 2015

Aplaudo las valientes palabras de este exitoso tenista.

Hace un año el aclamado tenista escocés Andy Murray escogió a la francesa Amélie Mauresmo como su entrenadora. Desde entonces, las críticas hacia él y ella no han parado debido al solo hecho de que Mauresmo es mujer, a pesar de que fue número 1 del mundo.

Sin embargo, tras 12 meses siendo entrenado por ella, el actual número tres del mundo por fin sacó la voz, y en su última columna para el diario francés L’Equipe, escribió: “Desde el primer momento, supe que trabajar junto a Amélie daría de qué hablar.. la razón de esto es que muy pocos jugadores que me han precedido han trabajado con una entrenadora femenina. Me di cuenta de que iba a crear una sensación de sospecha, desconfianza y tal vez incluso de negatividad. De lo que no me di cuenta, sin embargo, fue de que Amélie se encontraría a sí misma contra estas críticas y prejuicios”.

DSS

@marievoncastle

A esas lindas palabras, merecedoras de todo mi orgullo, Murray sumó contra las duras críticas el argumento de que desde que trabaja con ella, solo ha mejorado su rendimiento ya que en septiembre estaba rankeado en el puesto número 11, subiendo 8 puestos hasta el minuto. 

Sin embargo, sus palabras más conmovedoras salieron frente a los cuestionamientos de otros entrenadores y jugadores de su categoría: “¿Que si me he convertido en un feminista? Bueno, si ser feminista se trata acerca de pelear porque una mujer sea tratada como un hombre, si, supongo que lo soy”.

Me pongo de pie para aplaudir las grandiosas palabras de Andy Murray, y ustedes ¿qué opinan?

Puede interesarte