Por Valentinne Rudolphy
27 octubre, 2015

¿Por qué hay tanta diferencia entre lo que cobran los protagonistas de una película? Y, ¿por qué siempre es el hombre quien cobra más?

La polémica acerca de la paga desigual en Hollywood no es nueva. Tal como la inequidad de sueldos se da en todas partes. Hace un tiempo supimos qué tantas diferencias hay gracias a una fuga de correos electrónicos de Sony Pictures. Los actores y actrices hicieron los respectivos comentarios de enojo. Pero nadie dijo tomar acciones.

Esta vez, el actor Bradley Cooper tomó la iniciativa. En especial al enterarse sobre la diferencia con sus compañeras en La Gran Estafa Americana (American Hustle). Después de que Jennifer Lawrence publicara una columna sobre el tema en el sitio Lenny. En la que decía que no sería más “amable” a la hora de discutir sobre dinero. 

Tras las declaraciones de Lawrence, quien cuestionó estas diferencias de paga, fue que Cooper habló. Confesó la ignorancia que hay sobre estos temas. Todo debido a que en la mayoría de los casos, los sueldos y ganancias son discutidos por agentes financieros. “Usualmente no hablas sobre el tema financiero, tienes personas que lo hacen por ti… ¿Pero saben qué? Es momento de que comencemos a hacerlo“, declaró.

Por lo que él plantea una solución: compartir la información que los actores y actrices tienen sobre esto. Antes de comenzar la producción de una película.

“No sé cómo se puede encontrar el cambio de otra manera, pero es algo que yo puedo hacer”, fue lo que dijo Cooper. Si bien se trata de trabajos y personas con sueldos millonarios, ese no es el punto. La discusión es que, sea poca o exagerada la paga, no debería ser diferente según género. En el caso de La Gran Estafa Americana, había una diferencia de porcentaje en las ganancias de la película. A hombres y mujeres los separaba un 2%.

“Cuando se trata sobre equidad de salarios, es tiempo de dejar de ser educado. Podemos ser silenciosos, o podemos ser iguales”.

– Bradley Cooper.

El actor tildó la situación de “vergonzosa”. En especial, la ignorancia que tienen los actores sobre esta diferencia. Pues para él todos deberían ser iguales. Y habemos muchos que compartimos ese pensamiento. Al hablar sobre las ofertas que les hacen, los colegas se pueden organizar e interferir sobre aquellas decisiones. Al menos, esa es su idea.

Es un primer paso de un solo hombre. Pero de seguro que de a poco encontraremos a otros actores y trabajadores que tomen iniciativas similares.

Te puede interesar