Por Candela Duato
9 octubre, 2014

El matrimonio se trata de los pequeños detalles.

Considera, por ejemplo, a esta pareja y sus chistosas – pero adorables – cartas de amor que se dejan el uno al otro sobre unos dulces de arroz crujiente que no han sido comidos.

 

Querido Esposo:

¿Por qué no estás comiendo el maldito dulce crujiente que preparé para ti? Me ESCLAVICÉ por varios minutos para hacer a mano esos cuadrados deliciosos para ti. Sin embargo, aún están aquí. En la sartén. Sin haber sido tocados por ti.  ¡¿QUÉ DIABLOS TE OCURRE?!

Tu maravillosa esposa.

 

dear-husband

Querida Esposa (Senos de azúcar):

Honestamente, me olvidé de ellos. ¡Comeré los malditos dulces mañana! Guarda esta nota y úsala para canjear un poco de tiempo sexy por la inconveniencia (¡porque el tiempo sexy con este hombre soluciona todos los problemas!).

Sinceramente,

Esposo que ama comer dulces crujientes.

dear-wife

 

Definitivamente, algunos son simplemente mejores que otros para el romance.

Original.

Puede interesarte