Por Candela Duato
30 enero, 2015

Las personas están heridas, así que también hieren a los demás.

El que me importe lo que los otros piensan de mí ha sido una de las grandes dificultades de mi vida. Cuando eres una persona empática y con un corazón generoso, eso simplemente es parte de quien eres. No importa que siempre haya tenido mi opinión o que sea “fuerte”. Soy un ser humano y me importan tanto las otras personas que muchas veces dejo el camino libre para que me dañen. Mi fuerza viene del hecho de no permitir que esto me detenga. Me niego a dejar que el odio de otras personas me impida marcar la diferencia en este mundo.

Se necesita experiencia para aprender el arte de poner los límites y con la edad llega la sabiduría. Sin importar las cosas buenas que hagas, las personas juzgan. Las personas están heridas, así que también hieren a los demás.

large

Pero les voy a contar como, finalmente, aprendí a que no me importara lo que los otros piensan de mí.

Me dejó de importar lo que los otros piensan sobre mí al darme cuenta que la mayoría de esas personas ni siquiera piensan cosas buenas sobre ellas mismas.

Me dejó de importar lo que los otros piensan sobre mí una vez que me di cuenta de que la única opinión que vale sobre mi persona es la mía.

Me dejó de importar lo que los otros piensan sobre mí cuando aprendí a amarme a mí misma.

large-3

Muchas personas me dicen, “Me gustaría tener tu confianza”.

Querida, esa es tu decisión.

Te lo digo ahora mismo: tú tienes que tomar esa decisión por ti misma. Al levantarte en la mañana, detén todas esas voces negativas que comienzan a sonar automáticamente en tu grande y hermoso cerebro. Díganse a ustedes mismas que solo tienen garantizado este día, así que no tienen tiempo que perder odiándose a ustedes mismas. Díganse a ustedes mismas que son una esposa/mamá/amiga/hermana/poeta/amante/barista inteligentes e increíbles. Y recuérdatelo durante todo el día.

Es tu decisión hacer que esa grabación automática odiosa siga sonando o apagarla de una vez y reemplazarla con la gracia, el amor y la compasión que te mereces.

Visto en Huffington Post & Weheartit.

Puede interesarte