Por Carolina Mila
11 enero, 2015

Limpiar tu casa cuando tienes hijos no es lo mismo que limpiar tu casa cuando eres madre. Aquí, 10 pasos que propone Sarah Cottrell, que incluyen tomarte una copa de vino.

Paso 1: llama a los niños y amenázalos con castigarlos

Si se atreven a derramar jugo en suelo, a darle un sándwich al perro, a dar vuelta una caja de Lego’s, a tirar almohadas por las escaleras, a construir “fuertes” con la ropa recién lavada y TODAS las sábanas de la casa, o a gritar lo más fuerte que les permitan sus pulmones cuando estás usando la aspiradora.


Paso 2: lava la loza

Este está probablemente en el top tres de las peores tareas de la casa. Así que ¿sabes qué? Bota esos malditos platos a la basura. Solo bromeo. Lávalos lo más rápido que puedas –o mételos al lavavajillas si tienes una cocina más grande que la mía– y murmura maldiciones a tu familia por ensuciar tanta loza como es humanamente posible desde el desayuno.


Paso 3: lava la ropa sucia

Odio lavar la ropa. Odiar no es una palabra lo suficientemente fuerte para describirlo. Tengo que hacer 4 tandas de ropa al día. Cada. Día. Y ni siquiera me preocupo de separarla. A quién le importa separarla. Solo mete tanta ropa como quepa en la maldita lavadora, porque amiga, se te está acabando el tiempo. Tienes que apurarte y tener la siguiente distracción para los niños lista.


Paso 4: dile a los niños de que es hora de que la tele tome una siesta y que es tiempo que almuercen

cuarto2

A los niños les emociona ayudar. ¡Viva! Hagan un desastre en la cocina. Murmura para ti misma sobre como acabas de lavar la loza. ¿Y qué demonios es esa cosa pegajosa goteando de las mesas? Espera, ¡¿por qué el perro está comiendo del plato de tu niño de cuatro años?! Métete un pedazo de chocolate en la boca y prepárate para el paso cinco.


Paso 5: mientras los niños comen el almuerzo, vuela por la cocina y limpia todo lo que puedas de lo que quedó del experimento culinario

Luego corre al baño y cambia la bolsa de basura, toma todas las toallas mojadas y calzoncillos y toda la basura que dejó tu esposo en el suelo (en serio, ¡¿a menos de un metro del canasto de ropa sucia?!) y luego, más rápido que rápido, limpia el inodoro. Tira una de esas pastillas dentro y tira la cadena. Corre de vuelta a la cocina.


Paso 6: Limpia la cocina de nuevo

 Los niños se emocionaron por “ayudar” y convirtieron el lavaplatos en un parque acuático mientras trataban de lavar sus propios platos. Tan lindos los niños. Además parece que hay una pequeña laguna formándose en el suelo. Resbálate en la laguna y casi cáete. Trata de no gritar. ¡Mantén la calma, mujer! Aún tienes que aspirar.


Paso 7: dile a los niños que pueden jugar afuera cuando termines, y mientras tanto que vean más tele.

cuarto3

Sí, sí, sí… mucha tele. No me vengas con tonterías. Saca la aspiradora, desamarra el cable y empieza a aspirar la casa. En el fondo, los niños gritan tan fuerte como pueden. Trata de no dejarlos quebrantar tu espíritu. ¡Eres ruda! ¡Puedes hacerlo!


Paso 8: en la mitad de tu aspirada, escuchas a la lavadora sonando como si estuviera tratando de destruir Tokio, a juzgar por los ruidos

Corre a la habitación donde tienes la lavadora y apágala. Ábrela y patéate en el trasero por poner mucha ropa en ella. Mueve los contenidos hasta que se vea balanceada y préndela de nuevo. Corre a la sala de estar de nuevo porque los niños se están peleando por el control remoto. Y un gato acaba de vomitar en frente de la puerta principal.


Paso 9: sírvete una copa de vino


Paso 10: Instantáneamente olvídate de que estabas tratando de limpiar la casa

Sal con los niños y deja que gasten su energía. Siéntate y no hagas nada. Quizás puedes revisar Facebook… oh, mira, Scary Mommy subió una nueva y loca historia sobre limpiar la casa. Lee eso y después ordena una pizza para la cena.

¿Ves? Limpiar no es un problema. Solo sigue estos 10 súper simples pasos y tu casa se verá como la mía. Eso es, si estás intentado que se vea como si un asteroide la hubiese destruido. Y la próxima vez que alguien te haga algún comentario sobre lo difícil que es limpiar una casa con niños, diles “Pff… ¡No mi casa!” Lo tienes dominado.

Visto en Scary Mommy y Weheartit

Puede interesarte