Si el sedentarismo te está ganando, comienza a ponerte en marcha.

1. Hidrátate constantemente

Por ningún motivo debes nunca olvidar esta regla. Se recomienda normalmente beber entre 1,5 a 2 litros de agua por día, por lo que mantén esa cantidad en mente y distribúyela a lo largo de tu día. Tampoco es la idea que cuando llegues a casa bebas toda una gran botella. Genera el hábito de tomar agua, porque realmente es esencial para tu salud.


2. ¡No olvides el desayuno!

Realmente es importante que no te saltes tu primera comida del día. Es en la oportunidad que puedes incluir más carbohidratos, porque de esta manera tendrás más energía para el resto de tu jornada. Intenta tener elementos variados que te den las vitaminas y nutrientes que necesitas para rendir de buena manera en tu trabajo, y mantenerte saludable a la vez.

work3


3. Planifica tus comidas

Comenzando por el desayuno, es bueno poder establecer horarios de comida, que tengan como eje la hora que te permiten almorzar en tu trabajo. Recuerda que es muy importante comer cada tres horas, con snacks, para mantener tu metabolismo activo.

Además, pon horarios y recordatorios. Y debes tener en mente no dejar hasta muy tarde tu última comida del día. Así podrás descansar mejor.


4. Debes incluir proteínas

En tu desayuno o almuerzo, es recomendable que incluyas algún tipo de proteínas. Si no comes carne, hay varios vegetales alternativos o legumbres que tienen dosis de este nutriente, que te dará más energía para mantenerte concentrada y en funcionamiento.

work2


5. Haz una pequeña rutina de ejercicio

Al menos camina 20 minutos diarios. ¡Tienes que hacer algún tipo de ejercicio! Ordena tus horarios y busca un momento del día, en la mañana o en la tarde, para poder mantenerte activa. No solo es bueno para mantenerte en forma, sino que liberará tus pensamientos y sacará tu mente del trabajo. Es clave para tu cuerpo y mente.


6. Busca a un compañero para tu desafío

Siempre podrás doblar la motivación y compromiso con alguien que te acompañe en tus buenos hábitos. Puede ser alguna amiga o tu novio, haz que mantengan las rutinas de alimentación o salgan a ejercitar juntos, los beneficiará mutuamente y te será más fácil cuando realmente lo quieras dejar.

work4


7. ¡Utiliza la tecnología a tu favor!

Hoy en día hay incontables aplicaciones y dispositivos tecnológicos que puedes usar para ayudarte en la tarea de estar más saludable. Tanto para contabilizar calorías, recordarte comidas o beber agua, como para guiarte y hacer un seguimiento a tu rutina de deportes, las opciones son muchas. Si no tienes una pareja para que te acompañe, lo mejor es que tengas estos pequeñas ayudas para lograr tus propósitos.


8. Mantente motivada

No olvides las metas que tienes en mente. No tienen que ser ideas inalcanzables, con poder mantener hábitos saludables para tener una buena calidad de vida, basta. No te rindas, recuerda por qué estás en esta carrera y ¡te sentirás mejor estando mejor por dentro!

Imágenes de We Heart It.

Puede interesarte