Por Andrea Araya Moya
16 marzo, 2015

¡Sí, los padres por defecto también pueden ser hombres!

Este artículo fue originalmente escrito por M. Blazoned para Huffington Post.

¿Eres el típico padre responsable de todas las cosas de tus hijos? Si tienes que pensarlo, entonces no lo eres, lo sabrías, confía en mí. El padre por defecto es típicamente el responsable de las necesidades emocionales, físicas y logísticas de los niños. Una pista: es normalmente el que tiene útero.

¿Qué significa ser el padre por defecto?

Catorce años después, sigo siendo la responsable de todo. Ahora trabajo a medio tiempo desde mi casa con mi propio negocio de consultoría, así que tiene un poco más de sentido serlo. “Mamá, mamá, mamá, mamá”. Todos y durante todo el día. Me encargo de las necesidades de nuestros tres hijos: actividades, inscripciones, logística de transporte, citas médicas o de dentista, temas de amigos, sentimientos heridos, recaudadores de fondos escolares, compras de regalos, peluquería, tiendas de ropa, y notas de agradecimiento por escrito, que por cierto, son horribles. También me encargo de la organización de los cajones con los cambios de temporadas, que es lo que les cabe o no, etc. Este es pésimo que sólo el padre por defecto sabe que existe.

papa6

Los padres por defecto, son los que conocen los nombres de los maestros de sus hijos, ¡todos los nombres! Son los que llenan formularios interminables, incluyendo el documento legal de 20 páginas para jugar un deporte en la escuela, lo que requiere un juramento de sangre para no demandar si tus hijos tienen algún accidente, porque de seguro lo tendrán. Escuchan largas y aburridas historias sobre juegos de gimnasia que muchas veces ni tienen sentido. Constantemente están deletreando palabras y saben cuánto papel de regalo hay en la casa. El padre por defecto, no tiene su propio calendario, sino que se basa en los eventos de todo el mundo antes que los de él. Compran cartulinas en paquetes de 10, han trabajado incansablemente para formar una buena relación con las recepcionistas del colegio. Maldita sea. Saben las estaturas de sus hijos, hasta la talla de los zapatos.

papa5

La primera vez que me di cuenta que era el padre por defecto, fue cuando nuestra primera hija estaba durmiendo siesta y Dan y yo estábamos pintando la habitación de invitados. Cuando lloraba, Dan ni siquiera consideró parar por un segundo lo que estaba haciendo para ir a calmarla. En ese momento, los dos trabajamos en empresas y nos habíamos comprometido a formar nuestro hogar. Era un campo de juego, y pensé que contando el hecho de que la tuve en mi cuerpo y le di de comer durante nueve meses, me hacía estar un poco más en ventaja, para no ser la que se encargara de todo.


El padre de respaldo

Por cierto, este artículo no es de ninguna manera una competencia entre una pareja para ver a quien le toca peor. Mi marido es la fuente de ingresos de la familia, el encargado de cortar el césped y de matar las arañas, cosas que a veces vienen con la misma tensión e insatisfacción que las que les acabo de describir, así que es bienvenido a escribir artículos sobre eso. Él es también una persona muy atenta y un marido y un padre maravilloso. Pero en mi defensa, sólo por comentarlo, el césped y las arañas no gritan «mamá» cien veces al día, y su jefe no se va de vacaciones con ellos. Y él sería el primero en admitir que me dieron el extremo corto de la vara, se nota en su cara cuando hablo sólo de algunas de las cosas que hago. Por lo que igual ayuda mucho, y en términos de logística y tareas administrativas, él es el padre de respaldo.

papa1


 Por casualidad

Hay un poco de diferencia entre el padre por defecto y el padre de respaldo. Lily tiene clases de jazz los lunes por la noche y yo sé que ella va a ir y luego volver a casa, a pesar de que Gracie tiene tenis al mismo tiempo. La logística depende de mí. No hay problema, yo me encargo. A veces, me sale una llamada de Dan con ganas de ayudar, que generalmente empiezan con: «¿A qué hora sale Lily de jazz?» (Y yo ya quiero darle un puñetazo en la cara porque cada semana es lo MISMO). Y mientras me conversa tranquilamente para saber cómo puede «ayudar», simultáneamente estoy ayudándole a George cómo hacer su tarea de matemáticas, explicándole un concepto de un estudiante de segundo grado y no puede entender nada, haciendo la cena (pastas… que están hirviendo), y tratando de enviar un último correo electrónico del trabajo. Así que, sí, hay ocasiones en las que el horario de trabajo de Dan coincide para poder pasar por el estudio de Lily en el momento exacto que necesita ser recogida. ¿Me sirve de ayuda? Claro que sí. ¿Es el padre encargado de todo?, No. Los padres encargados de todo no actúan en la casualidad.


En la ducha

Ser el padre por defecto, por lo menos en mi caso, no se trata de que mi marido es un idiota, sino de que a los niños no les importa la proximidad o sensibilidad cuando están en busca de ayuda. Simplemente, te buscan a ti. He estado en la ducha y le he tenido que poner el collar a mi hija, quien para llegar al baño pasó por mi habitación justo en frente de su padre, pero fue hacia mí, y es de verdad. Incluso mi marido estaba como, «Hola, estoy aquí». He tomado exactamente cinco duchas en mi casa sin ser molestada por uno de los niños y sus necesidades inmediatas. He inflado globos en la ducha, abrochado cordones, puesto parche curitas, firmado tarjetas de calificaciones, y hecho trenzas en el pelo. Lo sé… ¡cierra la puerta con seguro! Soy una idiota. Pero créeme que seguramente igual la abrirían.

papa4


Sobrecarga de información

Olvídate de que cada uno se acuerda de sus cosas, los padres por defecto son el verdadero negocio en almacenamiento y recuperación de datos. Sin saberlo caminamos alrededor de nuestras casas tomando imágenes mentales de dónde está todo. Vemos una diadema en el piso del baño y nuestro subconsciente sabe que la información será muy útil para evitar un colapso adolescente de alguna de nuestras hijas. Una vez estuve en California por cosas del trabajo y recibí una llamada preguntándome dónde estaban las zapatillas de deporte de George. Y esta es la peor parte… yo sabía donde. Las cosas que el padre por defecto está almacenando en su cerebro está en correlación directa con la cantidad de vino que están bebiendo ¡Demasiado!


Visto en Huffington Post & Imágenes de We Heart It

Puede interesarte