Por Candela Duato
10 octubre, 2014

large42

Ser muy feliz significa haber experimentado mucha tristeza también. De hecho, no es posible experimentar una felicidad real a menos que comprendas lo que significa sentirse miserable. Conocer la felicidad significa conocer sólo una cara de la moneda, mientras que conocer la tristeza significa obtener una nueva apreciación de esta realidad.

Saber cuán bajo puedes caer hace que llegues más alto cuando estás en la cima de tu montaña. Y la mejor manera de entender los altos y bajos de la vida es saber lo que significa estar enamorado.

Entender el amor significa entender lo que te puede provocar, como puede hacerte sentir y como cambia para siempre a las personas. El amor consume tu vida e inevitablemente se transforma en el factor decisivo a la hora de vivir una vida increíble o miserable.

No es posible amar sin sentir el dolor que debe acompañarlo. Cuando piensas en el amor y lo que significa amar a alguien, probablemente sólo consideras las emociones buenas, ignorando todo lo malo. Nos gusta imaginarnos el amor como la cumbre de la felicidad, pero el amor no es eso.

El amor no son sólo los lindos sentimientos que experimentamos, sino que también se constituye de los malos sentimientos. Es la experiencia completa: es lo increíble y lo horrible al mismo tiempo lo que hace de estar enamorado una de las experiencias más emocionantes; y es esto mismo lo que lo convierte en una experiencia que te hará sentir vivo.

No puedes, ni deberías, intentar evitar la tristeza que trae el amor. Siempre hay algún tipo de pérdida asociada cuando amas a alguien. No quieres ser dueño de ellos, sino que fundirte con ellos, volverte una parte del otro; y debido a que nunca pueden realmente volverse uno, siempre sentirás que hay una parte de ellos que no conoces realmente.

Siempre está la posibilidad de perderlos, si no es ahora, entonces en algún momento en el futuro. De hecho, está garantizado que los perderás en algún punto ya que la muerte tiene el mal hábito de separar a quienes se aman.

Si sólo la muerte es lo único que puede separaros, entonces siéntete afortunada. Lamentablemente, las decisiones que tomamos a medida que avanzamos son suficiente para arruinar el amor que existe entre dos individuos.

La verdad es que a veces las relaciones mueren, y el amor que alguna vez existió se va con ellos. El tiempo cambia a las personas. Las personas cambian a las personas. Por lo general, el amor que alguna vez sentiste se desvanece o se extingue y la persona que alguna vez tenía tanta importancia para ti, de la nada se convierte en un extraño.

Lo más probable es que esa persona ni siquiera exista en este punto. Puede que te encuentres en una relación en la cual tu pareja se ha vuelto un extraño.

Puede que hayan pasado juntos los últimos años sólo para aceptar, hoy en día, que la persona junto a quien te despiertas cada mañana no es la persona que recordabas. Han cambiado. Has cambiado. La pareja que alguna vez fueron ya no existen.

Darte cuenta que la persona que amabas ya no es la persona que amas es algo que causa mucho miedo. Vosotros dos, a pesar de haber vivido tan cerca, habéis logrado perderos.

Ahora necesitáis tomar una decisión: ¿Continuar caminando con esta persona al lado o cambiar? ¿Buscar alguna forma de resucitar este amor o terminar y seguir con vuestras vidas?

Creo que la mayoría de las personas se encuentran en una posición en la que la persona que querían ya no existe. Incluso si no nos encontramos dentro de una relación en la que perdemos a nuestra pareja, todos miramos hacia atrás y podemos ver que una o varias personas que alguna vez quisimos y que alguna vez fueron una parte importante de nuestras vidas hoy en día no es la misma.

Demasiadas personas, incluso aquellas que en algún punto eran muy importantes para nosotros, se convierten en extraños.

Sólo pensar en eso es deprimente. El amor tiene que morir para que tenga algún tipo de valor, de la misma manera en que nosotros mismos tenemos que morir para ganar importancia. Un día mirarás hacia atrás, con los ojos llenos de lágrimas y verás las sombras de las personas que te convirtieron en lo que eres hoy.

Los recuerdos llenarán tu corazón y te harán sentir vacío una vez que la realidad se haga evidente. Te sentirás triste. Sentirás dolor pero sonríe: lo que estás experimentando nuevamente es amor.

Puede que estas personas ya no sean parte de tu vida. Puede que ya ni existan, pero el amor aún vive, incluso si es de una forma un poco diferente. Siente el dolor que esas memorias te traen, y luego da vuelta la moneda.

 

Puede interesarte