Por Raúl Cobo
12 agosto, 2016

Ten mucho ojo.

Los problemas financieros o amorosos con los que solemos a lidiar a diario son también problemas físicos. Si, porque todo lo que pasa por tu mente se transmite a tu cuerpo sin que ni siquiera te des cuenta. Y existe un lugar de tu cuerpo en el cual se pueden ver reflejados todos esos cambios: el pelo.

Lo que les dije anteriormente no es una frase al voleo, sino que tiene una investigación científica como respaldo: los médicos Stan Van Mente y Gideon Corán de la Universidad de Western Ontario han realizado numerosos estudios sobre cómo el matrimonio, los problemas financieros y problemas en el trabajo pueden aumentar el riesgo de enfermedades al corazón,  llegando a la conclusión de que hay una señal biológica que nos pueden alertar de un ataque, y ésta tiene directa relación con nuestro cabello. ¿cómo es eso?

Todos los meses, el crecimiento de tu cabello es de aproximadamente 1 cm por mes y si tu ves que un mechón de pelo que es de 6 pulgadas de largo, entonces puedes determinar el nivel de estrés dentro de un período de tiempo más largo.

Esto es porque en el cabello podemos encontrar altos niveles de cortisol, la hormona del estrés, que está plasmada en la fibras capilares.

Esta hipótesis fue confirmada por un estudio de difusión, realizado en 56 personas que sufrieron ataques al corazón, y los resultados se compararon con muestras de cabello de las personas que sufren de otras condiciones médicas y no sufren un ataque al corazón.

Pero aparte de tu pelo, existen otra maneras de saber si estás sufriendo un ataque o no; por ejemplo el dolor severo en el pecho. También puede experimentar dolor en las piernas, los brazos, el cuello y la mandíbula. Además, muchas personas sienten náuseas, sudoración, problemas respiratorios y problemas estomacales.

Quizás ha llegado el momento de cuidarse y revisarse periódicamente el pelo, ¿no creen?

Puede interesarte