Por Nicole Lavanchy
13 mayo, 2015

¿Alguna vez has sentido que la situación en la que estás ya la viviste antes?

Creo que a todas – o por lo menos a muchas- les ha pasado. Estás en tu casa, con tu madre, contándole acerca de la cita que tuviste con un chico, y de repente te quedas muda, sientes como si ese momento ya lo hubieses vivido antes, exactamente de la misma manera. Y le preguntas a tu madre: “mamá, ¿ya tuvimos esta conversación en este mismo lugar?”, y ella solo te mira con cara de extrañeza, porque no, no la han tenido, es primera vez que sales con ese chico. Y te quedas pensando en cómo puede ser que hayas sentido eso, y luego simplemente le das la razón al conocido “déjà vú”.

Le das la razón porque no encuentras otra explicación, y porque así te han dicho que se llama eso que pasa cuando sientes que la situación en la que estás ya la has vivido antes. Pero en realidad, no sabes qué es realmente eso que sientes.

large-3

Fuente: We Heart It

La palabra “déjà vu” proviene del francés y se traduce como “ya visto”, y variados investigadores se han dedicado a estudiar este curioso fenómeno, relacionándolo principalmente con lugares específicos. 

En la Universidad Estatal de Colorado, un estudio encabezado por la Psicóloga Cognitiva Anne Cleary, decidió ver si podía replicar la experiencia usando una realidad virtual. Para realizarlo, Cleary usó gráficos computacionales para crear un mundo tridimensional. Este mundo era luego usado por sujetos de prueba a quienes se le pedía que interactuaran dentro del universo. Posteriormente, se les preguntaba si es que habían sentido alguna sensación de déjà vu.

large-4

Fuente: We Heart It

Tras este experimento, Charles Choi de Scientific American, explicó que “los investigadores hallaron que un déjà vu más a menudo se produce cuando nuevas escenas son muy similares a escenas previamente experimentadas en cuanto a su distribución espacial, pero no lo suficientemente similares para que las personas puedan reconocer conscientemente el parecido”. 

Biológicamente hablando, existe la teoría de que el déjà vu proviene de una distorsión en la percepción temporal. Se intuye que de cierta manera las señales reconocidas por el cerebro son interpretadas y organizadas de manera errónea y extraña, dando la sensación de una vivencia antigua, así como también nueva.

large-5

Fuente: We Heart It

No obstante, lo curioso del déjà vu no es exactamente cómo y por qué se produce, sino por qué la sensación nos resulta TAN extraña. La razón intuitiva que se le da a esto es por el contraste entre lo viejo y lo nuevo, donde una nueva escena provoca recuerdos de una más vieja. 

Otras teorías más espirituales también han tratado de explicar el déjà vu. Sandy Andrew, del blog Souls Code, dice que este no puede ser solamente explicado desde la ciencia, sino que su fuente es el propio espíritu, y muchas religiones lo ven como una especie de reencarnación y premonición de vidas pasadas.

A pesar de las distintas teorías acerca del origen de esta rareza, en algo sí podemos concordar: la sensación existe y muchos de nosotros la hemos experimentado. Y, el hecho de que no tenga explicación, es lo que la hace todavía más interesante.

Puede interesarte