Por Andrea Araya Moya
16 junio, 2015

La gran mayoría de los hombres no es capaz de notar que eligió a alguien que tiene una similitud con su madre.

En la antigüedad solía hablarse del “síndrome de Edipo”, refiriéndose al personaje griego que mató a su padre y se casó con su propia madre, pues se creía que este patrón se repetía en los hombres, pues, prácticamente, gran parte de ellos solían casarse con mujeres que eran similares física o psicológicamente a sus madres. Y al parecer hoy en día también es así. En la actualidad solemos oír que tanto chicos y chicas suelen preferir a las parejas que tengan características similares a sus padres, pues les brinda mayor confianza y se sienten “como en casa”.

similar2

@Papatoya

Y quizá ni siquiera lo hacen conscientemente. De hecho, la gran mayoría de los hombres no es capaz de notar que eligió a alguien que tiene una similitud con su madre, por muy mínima que sea, pues lo cierto es que ningún chico quiere estar con una versión más joven de su propia mamá. Algunos logran darse cuenta en el camino de que están al lado de alguien que les recuerda a su madre. Sin embargo, otros simplemente se niegan a aceptarlo.

similar3

@Janetta

Y va más allá del aspecto físico, pues me atrevería a decir que ningún chico podría enamorarse de una mujer que luzca tal como su madre, pues se sentiría un poco raro. Aunque, esto no quiere decir que no pueda gustarle una chica que tenga una personalidad similar, o al menos una parte de ella. En realidad, el debate sería extenso, pues, a pesar de que existe un estudio realizado en la Universidad de Pécs, Hungría, que demuestra que las parejas que llevan más tiempo juntas comparten rasgos físicos de los padres de cada persona, probablemente no siempre sea así.

similar4

@Kata

Para algunas personas sería, prácticamente, extraño casarse con alguien que se parezca a uno de sus padres, por muy familiar que le pueda resultar. Sin embargo, otras personas simplemente no se dan cuenta de esto hasta que alguien más se lo dice, incluso su misma madre.

Y a ti, ¿te ha pasado?

Puede interesarte