Por Teresa Donoso
14 mayo, 2015

Pensar que te enamorarás sólo una vez puede causar mucho miedo, pero la verdad es que somos capaces de mucho más sentimiento.

Puede que muchas veces nos enfrentemos a un quiebre pensando que de verdad no hay luz al final del túnel. Creemos que esa persona era la indicada, la única que podría habernos hecho realmente felices y que si no estamos con ellos entonces no estaremos con nadie. Nos quedaremos solos por siempre y viviremos una vida llena de singularidad donde el número dos nunca hará su aparición. No seremos dos personas, ni dos cabezas sobre la almohada, ni cuatro pares de ojos que se miran cuando cenan.

860
Fuente

Quiero decirte que es normal pensar así al principio pero que todo mejora. ¿Recuerdas que hubo una época en la que vivías sola feliz y tranquila y en la que ellos no eran parte de tu mundo? Volverás a sentirte bien, y lo más importante de todo (aunque no me creas) es que volverás a enamorarte. Vivimos pensando que el amor es una experiencia de una sola ocasión, un sentimiento que tiene que ser medido y vivido con cuidado porque si lo experimentamos en una ocasión, ese será el fin: no habrá más amor para dar ni para sentir.

857
Fuente

Sin embargo, la verdad es que amar y ser amado no es una experiencia con fecha de caducidad ni cantidades máximas. Sé que parece que hasta la última persona en la tierra ha encontrado a su alma gemela, a esa persona perfecta con la que todo será diferente. No te compares con los demás, cada uno vive su propio viaje y después de todo ¿acaso no sentimos que hemos encontrado a la persona perfecta en cada relación maravillosa por la que pasamos? Eso no significa que sean menos importantes, después de todo, es posible que con el novio que tuviste a los dieciséis hayas aprendido cosas invaluables, independiente de que luego hayan terminado y cada uno haya seguido su camino.

859
Fuente

Los finales no tienen porque ser sinónimo de tristeza de la misma forma que los comienzos no tienen porque ser automáticamente vistos como algo 100% bueno. Las cosas simplemente son y muchas veces estas personas llegan a nosotros para enseñarnos algo o para darnos lecciones de vida muy necesarias que luego, con los años, logramos agradecer. La vida nos mueve en diferentes direcciones y nos lleva a lugares misteriosos donde conoceremos a personas increíbles. ¿Acaso no sería una pena cerrarnos a vivir diferentes amores sólo porque no podemos tener la certeza del «para siempre»? La verdad es que incluso si alguien te lo asegurara, no sería real, porque simplemente no podemos saber lo que sucederá en nuestros futuros.

858
Fuente

No importa si te enamoras dos o cinco o mil veces, lo que importa es que en cada ocasión te entregues por completo al sentimiento y vivas la pureza de esta emoción transmitiéndole a tu pareja todo lo que sientes. La clave esta en vivir siempre mirando hacia adelante con la confianza de haber dado lo mejor de ti, incluso en los peores momentos.

Puede interesarte