Por Candela Duato
2 diciembre, 2014

Esta es la historia de un hombre que despierta en su casa después de una noche de fiesta y no tenía idea de qué reacción tendría su esposa con él,

Jack se despierta con una enorme resaca después de asistir a la fiesta de Halloween de su empresa. Él no bebe normalmente, pero parece que anoche las copas no le supieron a alcohol en absoluto. Ni siquiera recordaba cómo había llegado a casa de la fiesta y cómo se sentía de mal, no sabía si había hecho algo mal.

Al abrir los ojos, lo primero que ve es un par de aspirinas junto a un vaso de agua sobre la mesa de noche. Y junto a esto, una rosa roja. Jack se sienta y ve su ropa delante de él, toda limpia y planchada, mira a su alrededor y ve que está todo perfectamente ordenado e impecablemente limpio. También lo está el resto de la casa. Se toma una aspirina y se estremece cuando se mira en el espejo y ve un moretón enorme en uno de sus ojos. Entonces se da cuenta de una nota colgada en la esquina del espejo escrita en rojo con pequeños corazones alrededor de ella y una marca de beso de su esposa en lápiz labial.

iStock_000033185316_Large

«Cariño, el desayuno está en el horno. Salí temprano para conseguir las cosas para hacer tu cena favorita de esta noche. ¡Te quiero, mi amor!” – Jillian.

Va hacia la cocina y tal y como su mujer le había dicho. Está el desayuno caliente, café y el periódico de la mañana. Su hijo también estaba en la mesa comiendo. Jack le pregunta: «Hijo… ¿qué pasó anoche?».

«Bueno, llegaste a la casa después de las 3 de la mañana, borracho y como un loco. Te caíste sobre la mesa de café y la partiste, y luego vomitaste en el pasillo, y ese ojo negro que tienes, es porque te chocaste contra la puerta”.

iStock_000036280316_Large

Confundido, le preguntó a su hijo: «Entonces, ¿por qué está todo en orden y tan perfecto y limpio? Me dieron una rosa y el desayuno está en la mesa esperando por mí .»

Su hijo le responde: «Oh.. ¡ESO! Mamá te arrastró a la habitación, y cuando trató de sacarte los pantalones, le gritaste «déjame en paz, estoy casado!«.

Mesa de café rota: $239.99 dólares. Desayuno caliente: $5.00 dólares. Dos Aspirinas: $0,38 dólares. Decir lo correcto en el momento adecuado… ¡no tiene precio!

Puede interesarte