Por Lolita Cuevas-Avendaño
17 noviembre, 2016

Es triste y muy, muy solitario.

El reinado de las mujeres que padecen el efecto Marilyn Monroe no va más allá de las fronteras de complacer al prójimo. El pan de cada día es vivir en la constante preocupación de la belleza y juventud que, aunque saben que es pasajera y no aporta nada al interior, tratan de conservarla para permanecer en el centro de todos los universos.

Su tranquilidad, bienestar y felicidad depende de cuánto la alaben y de cuánto celebren su belleza.

1c3fc55be834a59852eb20effeb2e35a-2
Getty

Son mujeres solitarias, que se refugian en la idea de que todo el mundo las adora y admira. Buscan ser vistas, en cualquier forma, desde cualquier ángulo, pero siempre sobresalir.

Se nutren de la aceptación de otros y de que las reconozcan como las mejores hijas, amigas o amantes.

64e31b3838b3d91e2a4f2cd6c88d288c-2
Getty
691051d26bfa550068feee0f6bb69462-2
Getty

La belleza es su estandarte, como si se tratara de la rosa que cuidó y protegió el principito, para que ni siquiera el viento la rozara, porque no era digno de ella. Esa necesidad de que todos la admiren es matadora y la sienten como una necesidad.

6aa598aed10f1a7a5450552322ac000d-2
Getty
74166db5472d32e7c8950faa2d3b052a-2
Getty

Complacen su interior a través de su exterior. Marilyn era consciente de su belleza y era capaz de caminar a la escuela solamente con la intención de levantar tentaciones entre todo aquel que la miraba.

Su disfrute crecía con cada palabra de halago que recibía.

900b14c6403e8d4631b4b3e7ad6667f7-2
Getty

De esta forma sentía que ignoraba y mitigaba el hecho de ser ignorada por algún ser querido. Después de despertar los más bajos instintos de quien la veía pasar, corría al espejo para cerciorarse de que siguiera viéndose linda.

La promiscuidad comienza a nacer como para sacudir el polvo de la indiferencia y del olvido. Es la forma más fácil de llenar las vacantes de afecto, de amor propio.

9830c8748f562dd088a6eeca6022edef-2
Getty

Marilyn Monroe alguna vez dijo: “No me importa vivir en un mundo de hombres, siempre que pueda ser una mujer en él”. La falta de fe en si misma, no era poca. Su contante deseo era ser admirada como una fina orquídea.

Las mujeres Marilyn se convierten en muñecas rotas. Se desquebrajan por recibir un elogio, su mejor propina.

bc1212c9631efe4dc60a5cb55f63b701-2
Getty

El coqueteo lo manejan sin recato, sin decoro y su distinción es atraer a quien pueda proveerle seguridad y una flor en forma de palabra. Así son las Marilyn.

eeec805bc48358f58d98c11ca66a6786-2
Getty

Saben lo valiosas que son pero lo utilizan como la maravilla de provocar envidias y atraer miradas lacerantes de las que, a su entender, no son como ellas.

norma-2
Getty

Están acostumbradas a las miradas admirando su belleza pero no a ser felices. Marilyn tenía un puñado de seguidores que la adoraban, pero tenía un vacío por no tener a alguien a su lado que le preguntara: «¿Cómo estuvo tu día, linda Marilyn?»

Se sumergen en profundos pensamientos en su soledad. A Marilyn le costó caro cuando su alma se perdió.

tumblr_m6rsjuq9gl1qbd67yo6_1280-2
Getty

Las mujeres que llevan a una Marilyn dentro deberían romper cadenas y sentirse bellas, realizadas y admiradas sin que sea a costa de la aprobación social. Los desfiles de glamour para llenar huecos en el corazón dejan vacíos que pesan, lastiman y desgajan.

todas-llevanuna-marilyn-dentro-2
Getty

¡Mereces brillar por lo que eres, no por lo que causas a tu alrededor!

Puede interesarte