Por Carolina Mila
7 febrero, 2015

El papá tío es un padre divorciado que cría a sus hijos de la misma forma que lo haría el tío soltero un fin de semana.

Si bien muchos padres logran compartir la custodia de sus hijos de forma exitosa y están involucrados con la vida de sus hijos y sus necesidades, el padre tío tiene dificultades para hacer esto.

Las principales características del padre tío es que está mayormente preocupado por sus propias necesidades y deseos. Es experto a la hora de navegar la vida, sabiendo qué placeres quiere vivir y siente resentimiento hacia cualquiera que se imponga en su camino. Parte del tiempo lleva a los niños consigo en su búsqueda de cosas divertidas para hacer y los niños disfrutan eso. Se conecta con sus hijos siempre y cuando se estén divirtiendo (y usualmente esto no es mucho tiempo). Esa es la parte ‘Disney’ de este padre.

padretio333

Sin embargo, una vez que se acaba la diversión, se olvida de ellos y los niños quedan solos. No quiere generar una conexión que sea mucho más profunda y eso le deja las partes más difíciles, poco placenteras y emocionales de criar a la madre.

Hay que admitir que los niños la pasan bien con el padre tío, especialmente cuando son más pequeños. ¿Quién no? Hay pocas reglas y pocas estructuras. Niños, si tienen tarea, no se preocupen, probablemente papá lo olvidará. ¿No quieres practicar piano, usar ropa limpia o cepillarte los dientes? No hay problema, papá no lo notará y tampoco le importará. ¿Quieres jugar juegos de video toda la mañana? ¿Quedarte despierto hasta tarde un día de semana? ¿Jugar en tu iPod por horas?

“Dejen que los niños sean niños,” dicen estos padres. “Sólo se divierten. ¿Qué les va a pasar? Tengo que terminar este correo o hacer esta llamada. No puedo entretenerlos todo el tiempo.”

padretio2

Las madres sufren con el padre tíoLos niños no reciben lo que necesitan de su padre durante los años más importantes de su desarrollo y las madres están ahí, en primera fila, viendo como les afecta.

Finalmente, cuando tus hijos son mayores y hablas con ellos sobre su padre, te dicen muchas cosas. Sienten que su padre los decepciona una y otra vez y, al final, no creen que su forma de criar haya sido la mejor.

Los niños son miopes a la hora de ver a sus padres, pero esto es verdad sólo hasta una cierta edad. Cuando comienzan a tener problemas en el colegio por las tareas que no han hecho, cuando su padre no está en los eventos en los cuales los otros padres si están, cuando su padre está preocupado de mandar mensajes de texto o no está presente emocionalmente… entonces los niños comienzan a darse cuenta. Le comentan sus preocupaciones a su madre y piden ayuda.

padretio99

“Mamá, no creo que papá pueda ir a mi evento de Scout ¿Puedes ir tú?”

Esta generación comprende lo que se necesita para entrar a la universidad cuando aún está en la pre-adolescencia. Puede que discutan con la madre que tiene reglas en la casa, pero al mismo tiempo, aprecian su apoyo. Cuando llegan a la pubertad, los niños ven a sus padres por lo que son. Saben con quién pueden contar.

Puede que la crianza del padre tío haya funcionado hace décadas, cuando los padres tenían roles tradicionales y a los niños se los dejaba libres para ‘crecer como la hierba.’ Sin embargo, vivimos en un mundo diferente. Gran parte de las madres trabajan y las vidas de los niños son más demandantes. Los padres tíos necesitan comportarse tal como lo hacen otros padres divorciados y casados.

No se trata de una guerra de mamás versus papás o de hombres versus mujeres. Se trata de los chicos, y de crear consciencia. Existen otros varios grados dentro de este síndrome, con algunos padres más extremos que otros.

madredechicos9

Son los niños quienes sufren. En la adolescencia, puede que los chicos tengan problemas con baja autoestima o depresión porque no tienen un modelo masculino genuino y maduro. Es posible que las chicas tengan una adolescencia más fácil ya que su modelo es su madre. Sin embargo, usualmente dependen de un novio para que las valide, y cuando son adultas es posible que tengan baja autoestima y no logren decidir bien a la hora de relacionarse con otros hombres.

Los chicos con este tipo de padres intentan comprender por qué se sienten tan decepcionados de su padre. Después de todo, el padre no es abusivo, los ama, es básicamente un tipo simpático y su relación de padre-hijo no es conflictiva. Usualmente, no es hasta que estos chicos llegan a la adultez que comienzan a comprender lo que salió mal. Pero cuando llega ese momento, el daño ya ha sido hecho.

Visto en Huffington Post y Weheartit

Puede interesarte