Por Laura Silva
21 mayo, 2015

Cuando comencé esta aventura éramos tres. Pero saldré adelante por mi hijo, sin ti.

No sé si es porque salí de un colegio religioso, o por qué razón. Sea la que sea, la cosa es que no conocía muchas historias cercanas de madres solteras. Me rodeaba un círculo bastante conservador, si es que así se puede decir.

Eso no marcaba mucho mi vida. No por ir a la iglesia todos los domingos iba a dejar de tener relaciones íntimas. Y esto ya pasó con mucho tiempo bajo el brazo, como para que nadie me pudiese juzgar.

Captura de pantalla 2015-05-20 a las 12.55.02

Barefoot Blonde.

Luego de seis años de relación con mi novio, decidimos terminar. No sé quién tomó la decisión, pero la verdad no importa. Fueron seis años, seis. Y un año medio conviviendo juntos… más un año con un hijo bajo el brazo.

Creo que él fue la razón mayor para que me alejara de ti. Veía en el espejo a nuestra familia de a tres y algo no me cuadraba, pero temía desafiar o tentar demasiado al destino si elegía estar él, dármelas de mujer de armas tomar y, con bebé en la espalda, irme. Pero yo quería una familia, y mi novio no la estaba formando conmigo, sino sin mí.

Captura de pantalla 2015-05-20 a las 12.54.08

Barefoot Blonde.

Y entonces, hace siete meses que creo que empecé la aventura real de la maternidad. Como si todo lo que hubiese pasado antes (que ha sido bastante maravilloso, hijo mío) no era lo que de verdad estaba esperando. O me estaba esperando. Desde que salió él y atravesó esa puerta que ahora veo con tanta seguridad, y nos quedamos los dos solos las 24 horas del día, los 7 días a la semana, que tengo en mi cabeza una sola y gran verdad. Y es que esta es la familia que te quiero dar.

Esta es la oportunidad que estaba esperando para mi hijo y para mí.

Recién estoy averiguando de qué se trata. Y sé que el padre de mi bebé nunca saldrá de las vidas de ambos. Pero estoy feliz que en el día a día seamos los dos. Tengo a mi pequeño hombre que me sorprende más que esos seis años pasados, con cada sonrisa. Y yo quiero hacer lo mismo para él. Ser la mejor madre que el mundo vea.

Puede interesarte