Por Carolina Mila
16 diciembre, 2014

flirting3

Las relaciones casuales solo llegan hasta cierto punto. Para una relación de verdad, tendrás que cortejar.

En la naturaleza podemos encontrar variaciones dentro del cortejo, pero en general comienza con el macho esforzándose al máximo para lograr una presentación notable ante la hembra. Puede bailar, vocalizar en una forma especial, o quizás expresar una muestra de agresividad. La hembra decidirá si el pretendiente en particular se compara favorablemente con otras opciones. Esto no es demasiado diferente para algunos humanos: el cortejo es un periodo de tiempo en el cual se hacen juicios respecto a si seguir adelante en una relación romántica comprometida. De hecho, investigaciones en las ciencias sociales sugieren que, como sucede con muchos animales, en los seres humanos el cortejo es mucho más controlado por el miembro femenino, mientras que el miembro masculino lucha por su aprobación por medio de comportamiento atento.

Cortejar es una buena oportunidad para encontrar una pareja romántica apropiada, pero hay muchos puntos de vista respecto a lo que constituye un cortejo efectivo—y algunas de estas ideas tienden a quedarse cortas. En el libro, Tener Sexo, Querer Intimidad de Jill P.Weber, Ph.D., se detalla cómo las personas han aprendido a lidiar con este desafío a lo largo de los tiempos.

Aquí hay cinco puntos que ayudan a una cortejo efectivo:

1. Olvídate de los roles de género tradicionales.

Aunque las mujeres tienden a ser más selectivas esto no significa que todo el trabajo deba hacerlo el hombre. Las mujeres también deben actuar, mostrar interés, se atentas, cortejar y seducir en las relaciones románticas. Encontrar un balance en el amor romántico es esencial—si solo un miembro está haciendo todo el esfuerzo, puede ser una señal de que los involucrados no están siendo ellos mismos realmente.

2. Comuníquense directamente.

En lugar de ir ansiosamente hacia un amigo o un miembro de la familia cada vez que estás perturbado o confundido acerca de una relación, háblalo directamente con el involucrado. Cuando puedan resolver las cosas desde adentro de la relación es cuando podrán conocerse mutuamente realmente.

cortejo

3. Olvídate de las reglas de las citas.

En lugar de “seguir el juego,” sé tú mismo. Si quieres llamar, llama. Si quieres una cita, pídela. Si a él le gusta el brócoli y a ti no, dícelo.

4. Mantén el resto de tu vida al mismo nivel.

Date cuenta si estás esforzándote demasiado en una relación. Muchas de las personas que hacen esto terminan siendo infelices en otras áreas de su vida, y albergan la ilusión de que si encuentran a la pareja perfecta todo les resultará bien.

5. Involúcrate en el proceso de conocer al otro y no tengas miedo de exponerte.

Sé paciente: formar una base sólida en una relación toma tiempo. No hay atajos; tienes que pasar por el proceso para realmente conocer, y ser conocido. Y para ello también deberás perder el miedo a exponerte.

flirting2

Visto en Psychology Today.

Puede interesarte