Por Francisco Armanet
14 noviembre, 2016

Porque es muy difícil que ames a otra persona si antes no te amas a ti mismo.

El asunto es complejo porque puede ser confundido fácilmente con la arrogancia y la soberbia. Sin embargo, cuando se trata de querernos a nosotros mismos, escatimar en gastos es realmente una pésima idea. El mundo en que vivimos nos muestra sin escrúpulos cómo la competencia debe sostenerse a toda costa porque “ganar” parece ser el objetivo de toda idea y actividad que los humanos realizamos a diario. Ahora bien, de la misma manera en que algunas personas se esmeran por triunfar y conseguir el éxito sin importar lo que se pierda en el camino, existen otros para quiénes la tarea es simplemente demasiado dura. Lo vemos a diario en las escuelas, en las universidades, en el trabajo, e incluso en las amistades y en las relaciones de pareja. Son millones de personas alrededor del mundo las que se ven enfrascadas en depresiones, episodios de angustia, falta de interés, etc. Y es evidente que cada uno de estos males tiene un común denominador: la falta de autoestima.

No querernos lo suficiente puede llevarnos rápidamente a la enfermedad y a la desdicha.

A continuación te dejamos 4 simples y cotidianas conductas que puedes realizar para levantar tu autoestima en caso de que esté baja. Si crees que no es así, de todas formas podrías practicarlas, te ayudarán a mantener el equilibrio.

1. Premia tus logros y no te castigues cuando falles.

Te parecerá infantil, pero las recompensas funcionan incluso si nos las hacemos a nosotros mismos. Un chocolate, una botella de vino, algo de ropa, lo que sea. Si te esforzaste por conseguir algo y lo lograste, entonces prémiate. 


2. Rodéate de personas con buena energía.


“Dime con quién te juntas y te diré quién eres”, la frase es muy cierta. Procura estar al lado de aquellas personas que tengan energía positiva y estén constantemente dándose ánimo a sí mismas. Aprenderás de ellas y pronto comenzarás a hacer lo mismo.


3. Encuentra un interés por las cosas desafiantes.


No dejes que las cosas desafiantes te asusten o te paralicen. Encuentra el gusto en ellas y verás como vas consiguiéndolas. Es un círculo virtuoso: a medida que logras algo, sube la autoestima, y a medida que sube la autoestima, logras más cosas.


4. Deja de cuestionarlo todo.

Está bien hacerse preguntas y cuestionarse sobre las cosas importantes. Sin embargo, ese es un ejercicio que muchas veces puede agobiarnos porque nunca encontraremos todas las respuestas que queremos. Dejar que las cosas fluyan es una mejor idea.


5. Apodérate de la frase “nada es imposible”.

Repítela constantemente en voz alta y en voz baja, porque el lenguaje crea realidad… Nada es imposible.


Aunque no lo creas, el amor propio es la base para amar a cualquier otra persona en este mundo.

Lo necesitas.

 

Puede interesarte