Observar a un niño descubriendo el mundo es realmente hermoso.

Caroline Jensen es una madre que mediante una serie de fotografías en blanco y negro, que le dan un toque aún más especial, fotografió a la pequeña Annika en sus actividades diarias como niña. Desde sus cuatro años, hasta sus actuales 10, se ven los pequeños cambios por los que pasa la pequeña protagonista de estos emotivos retratos.

Lo hermoso que es ver a un niño descubriendo al mundo, es lo que refleja este personal trabajo. Las imágenes tienen una ternura y naturalidad que llaman la atención, formando una bella muestra que reflejan inocencia y suavidad de esta etapa de la vida.

2 3 4 5 6 8 9 10 11 12 13 14

Imágenes de Caroline Jensen.

Puede interesarte