Por Teresa Donoso
15 mayo, 2015

Para Caitlin, las claves fueron el equilibrio y escuchar su cuerpo.

Esta es la historia de una madre, empresaria y mujer que un día se propuso cambiar su vida para siempre. Caitlin Gallagher llevaba una vida muy ocupada con dos hermosos hijos que le daban aún más alegrías, sin embargo, también llevaba consigo un peso de casi 135 kilos. Si bien Caitlin nunca hizo de su meta algo que tuviese que ver con números, sino más bien con aptitudes (completar una cierta carrera o participar en un evento en particular) sabía que el peso que llevaba no le permitía disfrutar de todo su potencial como persona.

El origen del sobrepeso de Caitlin se encontraba en la niñez, momento en el que su propia madre, en un intento de comer de forma más saludable, había prohibido todo tipo de carbohidratos y dulces en casa. La pequeña Caitlin, quien hasta hoy mantiene su gusto por los dulces, comenzó a conseguir sus caramelos favoritos y a comerlos a escondidas, deshaciéndose luego de toda evidencia. Fue allí donde comenzó su batalla con la comida chatarra  y los episodios en los cuales, como ella misma admite, podía llegar a comer grandes cantidades de alimentos. Esto se dio especialmente cuando Caitlin era una veinteañera.

943

Fuente

Sin embargo, un día Caitlin tendría un encuentro que la motivaría y haría ver las cosas desde otra perspectiva. Era una tarde cualquiera y jugaba con sus hijos en el parque, fue allí donde se encontró con otros niños y su madre, quien se veía muy activa y quien, además, se desempeñaba como entrenadora personal. Caitlin decidió cambiar su estilo de vida y en los siguientes 6 meses se dedicó a ejercitar con mayor regularidad, consiguiendo bajar casi 12 kilos.

Fue en ese momento cuando Caitlin se enfrentó a su primera barrera: la balanza se negaba a seguir bajando. Su doctor le dijo que tendría que hacer un sacrificio mayor para lograr su meta y Caitlin, siempre con una actitud positiva, estuvo de acuerdo. Decidió cambiar su alimentación, eliminó los dulces y los carbohidratos refinados y optó por vegetales y proteínas magras. Este cambio significó que Caitlin comenzara a perder cerca de 5 kilos cada mes.

944

Fuente

Esta increíble mujer, quien acaba de pasar las 4 décadas, comenta que los niveles de energía que tiene hoy en día son impresionantes. De hecho, Caitlin no sólo logró conquistar las metas que se había propuesto al comienzo de su viaje, sino que también se convirtió en una entrenadora personal certificada. Ella misma es quien comenta “Me asombra poder hacer todo lo que hago, no tenía idea que tenía toda esta energía dentro de mí”.

Historias como las de Caitlin demuestran que incluso aunque creemos que no tenemos el tiempo suficiente o la fuerza de voluntad necesaria, siempre podemos empujarnos un poco más allá de nuestro límite para conseguir lo que deseamos. Después de todo, tenemos lo necesario en nuestro interior.

Puede interesarte